Noticias

DINO BUZZATI SIEMPRE SIGUE ESCRIBIENDO

buzzati1.jpgFue uno de los escritores de mi adolescencia. Si sigue siendo uno de mis escritores, con la misma fuerza con la que lo sentí entonces, ¿sigo siendo adolescente? Sería un sofisma clásico, pero no es más que la demostración contraria: quien sigue escribiendo como un joven, como si estuviera viviendo este instante, es él: Dino Buzzati. Vivió 66 años (pongo mis barbas a remojar) y murió en 1972, pero si tuviera que elegir un cuentista para ilustrar un taller de creación literaria le escogería a él. Acabo de releer sus “Sesenta relatos” (creo que la versión de mi adolescencia se titulaba aquí “Historias del atardecer”), y estoy impresionado. Sobre todo porque lo he alternado con la lectura de veinte relatos que se presentaban a un premio del que soy jurado: Buzzati hubiera ganado con cualquiera de los sesenta. Y lo más curioso es eso: que su poder de sugerencia hace que siga siendo extraordinariamente moderno. Lo que prueba que todo lo que nos rodea no es más que superficie.
Hay entre los sesenta varios que son ecos de “El desierto de los tártaros”, su mejor novela, una obra canónica que no deja de rondar la mente de todos los que leemos, o leemos y escribimos. ¿Alguien cree que existiría “Esperando a los bárbaros”, de Coetzee, sin “El desierto de los tártaros”?
Ciudades que se alejan en el horizonte, campos que se convierten en yermos, ejércitos que se alejan tanto que llegan a conquistar la misma ciudad de la que salieron… “Sesenta relatos” esconde el secreto de los cuentos: buscar en tu propio corazón de lector los ecos de lo que Buzzati cuenta.
Y no puedo olvidar “El secreto del bosque viejo”, la novela, o gran cuento, que inició la “colección de bosques” de mi madre. Cernuda la leyó, sin duda, antes de escribir un cuento maravilloso en el que un caballero y un viento se enamoran, se acarician, se aman, se “desaman”, se odian y se vengan.
Y tampoco que Carlo Frabetti llegó a conocer a Buzzati, por lo que aún me siento mejor cada vez que charlo con él, porque oyó la voz que yo intuyo en el fondo del pozo Buzzati.
Su bibliografía:
Barnabo de las montañas, 1933 (Disponible en Kalandraka)
El secreto del Bosque Viejo, 1935 (Disponible en Acantilado)
El desierto de los Tártaros, 1940 (Disponible en Acantilado)
La famosa invasión de Sicilia por los osos, 1945 (Disponible en Kalandraka)
Sesenta relatos, 1958 (Disponible en Acantilado)
El gran retrato, 1960
Un amor, 1963

PARA VER OPINIONES Y OPINAR, ABRE LA PESTAÑA DE COMENTARIOS