Noticias

SOY UN CABALLO

Alguien puede pensar que me he vuelto loco, o que Jordi me ha contagiado algo más que Medellín, una especie de furia creativa, o al menos “publicativa”. Pero no es verdad: los libros se concentran caprichosamente, y coinciden este año, después de algunos de relativa sequía, varios de ellos. Han ocupado distintas épocas de mi vida reciente. Pero en los dos últimos, la casualidad es casi mágica: Soy Un Caballo tiene ya tres años y pico. Lo escribí, casi de corrido, al volver de Tuva, conmovido por lo que allí había aprendido, sumado a mis diez años anteriores conviviendo con caballos. Alex, que también vino a Tuva conmigo y en la novela aparece con el nombre de Lomax, me enseñó a “c105-soy-un-caballo_t_w275_h400.jpghablar” en el lenguaje equino, a ser aceptado por el caballo. Y a mi vez enseñé a muchos niños a hablar con ellos, a “ser caballo con el caballo”. Con ese bagaje, me sentí capaz de esta osadía: hablar desde lo que supongo que es la mente del caballo. Algo que se puede suponer, inferir y deducir, pero nunca “saber”. Sé que no lo sé, sé aún mejor lo que no sé, pero me atrevo, acepto el reto. Sobre todo, porque demasiadas veces se ha antropomorfizado al caballo: películas, novelas, cuentos… Pero ¿cómo nos ve el caballo realmente? Como lo que somos: cazadores de caballos. En ese difícil equilibrio, a veces puro síndrome de Estocolmo, se mueve el caballo en su relación con el jinete. Por eso elegí a una niña: tierna, buena, cariñosa. Pero cazadora, predadora: peligrosa para el caballo.
Qué decir del trabajo de Esperanza León: si juzgas por la portada y ya te sientes tocado, espera a ver el interior. Es una delicia, es algo muy fuerte al mismo tiempo.
Y, naturalmente, un libro así necesitaba un editor especial. Y lo encontramos en Kalandraka. Pocas editoriales aman tanto a sus libros, pocos editores y editoras aman tanto a su editorial. Y de tanto amor, tantos, tan preciosos, delicados y apasionados libros. El papel, el cuidado, la maquetación…
Y ahora, Esperanza y yo esperamos el premio: que un niño, un día (o un adulto), nos diga: siento al caballo de un modo distinto. Seremos nosotros quienes le demos las gracias.
El libro aparece en castellano y en gallego, pero también en catalán, en la editorial Hipótesi, en colaboración con Kalandraka. Soy un caballo, Son un cabalo, Sóc un cavall.

PARA VER OPINIONES Y OPINAR, ABRE LA PESTAÑA DE COMENTARIOS

  • Claudia

    Qué gran sorpresa!
    No dejas de regalarnos buenas nuevas!
    Me lo apunto! Estoy deseando tenerlo ya entre mis manos para vivir la aventura de adentrarme en un universo desconocido e intrigante para mí.
    Sospecho que contiene un tesoro que sólo desempaquetando bien nuestros sentidos podremos desentrañar.
    Muchísimas felicidades!
    Muchísimas gracias por regalarnos un otoño excitante!

    Y sigue, sigue. No pares.
    Besos.

  • eldeyar

    Voy a arruinar a algunos, pero no a ti, Claudia: lo prefieres en galego?

  • Qué preciosidad de libro, la verdad es que se nota que la editorial le ha dedicado todo su cariño :), y seguro que el interior es igual de bonito.

  • eldeyar

    ¡Hola, Iraide! Me encantaría que contaras por aquí un poco de lo que estás viviendo en Alemania… Sólo por fastidiar a un amigo, que asegura que a los 20 años no se puede hablar aún de nada interesante…
    Cuando estés por aquí, te mando un caballo al galope. El mío no es como el de Gladiator, no llega a Germania.

  • Sólo alguien.

    Las ilustraciones, viendo la portada, seguro que son como la esencia que se mezcla con el cuerpo: el texto; el texto, conociendo al autor, será especial: reflejo de lo pensado y sentido.

  • 😀 Creo que para contarlo detenidamente necesitaría un gordo artículo en el blog, pero de forma somera contaré que la ciudad de Würzburg es una preciosidad, tranquila y llena de iglesias, en la que el único ruido es el de las bicicletas. Me encanta este sitio, y también la gente de Baviera, muy amable.

    Sin embargo, lo mejor es la sensación de libertad: no dar explicaciones, moverme por aquí de un lado a otro, hacer mis compras, mis gestiones… Quizá resulte raro a mis 19 años, pero estar sola es lo que más me gusta aquí, poder hacer tareas sola y desenvolverme sin problema. Además, creo que moviéndote solo es como mejor entablas relación con distintas personas.

    Al mismo tiempo, estoy conociendo a mucha gente, y me voy a llevar buenos amigos: españoles, japoneses, alemanes… Gente que vale la pena. Otra de las cosas que aprecio es que las clases son para mí un reto, porque se imparten en inglés y alemán, y requieren un esfuerzo. Así todo, eso es positivo, ya que mi nivel va a subir de forma notable.

    Por supuesto, hay cosas no tan buenas, gente no tan amable, hecho que he observado sobre todo con algunos españoles. Pero en esta vida hay de todo.

    En definitiva, que cosas interesantes también se viven con veinte años, y me alegro de que sea así de pronto, porque me da la sensación de que me queda aún mucho por vivir.

    Un abrazo, 🙂 esperaré el caballo por Navidad.

    Iraide

  • Por cierto que todas las aventuras Erasmus se están concentrado en un renovado Bazar de las Artes

  • eldeyar

    Directos al Bazar de las Artes, todos los que… Bueno: todos: los que no, los que sí, los que tal vez… No voy a emitir juicios, pero recomiendo una visita, y mucha humildad.

  • ¡Oh, gracias! 🙂 Todos estáis invitados, para mí es un placer vuestra visita.

    Iraide

  • Esperanza

    Después de Bosque, volviste a depositar tu confianza en mí…una nueva aventura, llena de misterio, el mundo del caballo.
    En el proceso, siempre tu apoyo y confianza, el mejor tesoro, y alas, la libertad para el vuelo.
    Mil gracias por tus palabras amigo.
    bruuu…diría Caballo.
    Es un auténtico privilegio.
    Esperanza.

  • Gonzalo

    Os presento a Esperanza León. Cuándo veáis el libro y las ilustraciones le pediréis que no sea tacaña y nos hable un poco más de su trabajo…
    Gonzalo

  • Claudia

    Pues ya tengo otra poderosa razón para acercarme a Caballo.
    Tan intensa me pareció la historia narrada en Bosque como cautivadoras y exquisitas sus ilustraciones.
    Una belleza!!
    Saludos.

  • Ana T

    Ya lo tengo en casa, Gonzalo.
    Maravilloso.
    Enhorabuena, a los dos.

  • eldeyar

    Pego aquí un comentario de Jocelyn sobre este libro. Jocelyn lo había pegado en el tema del Sáhara, y Moratinos se podía ofender pensando que le decíamos que es un caballo (ojalá), y el rey nos podía mandar a callar, y qué se yo. Bromas aparte, lo pego aquí con emoción, y con agradecimiento.

    DESDE ASTURIAS.
    Hola!
    Acabo de leer “Soy un caballo” y “sólo” quería darte las GRACIAS… Gracias por tu sensibilidad; por enseñarme a ver el caballo “con otros ojos”; por ayudarme a ponerme en su piel… El libro es, sencillamente, GENIAL.
    Y… ¡Qué trabajo el de la ilustradora! Las imágenes son fantásticas. No siempre he captado esa unión tan íntima y entrañable entre el texto y la ilustración.
    Por último, el final me parece un maravilloso canto de AMOR:
    “Ven, galopemos juntos, niña mía, golpe de viento,
    por ti me olvido, en ti me ausento”.
    Perfecto para releer y compartir!
    Comentario por Jocelyn — 10 de Noviembre, 2007

  • Claudia

    Qué preciosidad de álbum!
    Todo él es un canto a la vida, a la naturaleza. No estamos en la naturaleza, somos la naturaleza.
    No he podido hacer otra cosa más que rendirme al fluir gozoso de evocadoras imágenes y sugestivas palabras que, en perfecta armonía, me llevaban de la mano en esa exploración de las posibilidades de la comunicación en sus niveles más profundos.
    Invitación esperanzadora para gozar del sentimiento básico de la existencia.
    Gracias por regalarnos belleza.
    Gracias por estar ahí.
    Gracias por ser.

  • eldeyar

    Gracias, Claudia, una vez más. Quiero subrayar especialmente el trabajo de Kalandraka, una editorial que no mete los textos en cajas, sino que hace una casa a cada texto y a cada ilustración. Es un sueño colaborar con ellos.

  • Soy criadora de caballos y amante de estos hermosos amigos del hombre. Desde que me he adentrado en la etologia en serio y he centrado mis experiencias personales en lo que ahora se llama “doma natural”, conocia el vacio en cuanto a la divulgación de la realidad del caballo.
    Gonzalo y Esperanza han conseguido, de forma sencilla y bellísima, a contar lo que algunos han intentado hacer con rios de tinta y palabras técnicas.
    Gracias Gonzalo, por tu sensibilidad. Gracias por habernos dado una herramienta tan importante para los niños (y no tan niños) que se mueven en el mundo del caballo.

    Alexandra

  • eldeyar

    Leyendo el comentario de alguien tan íntimamente ligado a los caballos como Alexandra, no puedo sino sentir una gran emoción. Es curioso, porque cierto crítico se ha atrevido a decir que lo que cuento en el libro es algo “no vivido”. Son ya 15 años de convivencia con caballos, muchas experiencias de “doma natural”, e incluso un viaje al corazón de Asia (Tuva) para buscar las raíces de las relaciones primigenias entre hombre y caballo. Y literatura técnica también, cómo no: Lucy Rees, Monty Roberts, Parelli… Por cierto, también ellos han escrito páginas muy bellas, como el último capítulo del libro de M. Roberts, o algunas páginas de Lucy.
    El caballo es para mí el animal más apasionante de la creación, y el hombre el más empeñado en la “descreación”. Pero nos merecemos otra oportunidad para hacer bien las cosas.
    En fin: gracias.

  • Amigos, La critica contra Gonzalo y “Soy un Caballo” de El Mundo, no parece ir dirigida ni a Gonzalo ni a su libro.
    El autor parece no tener ni idea sobre los caballos ni de su comportamiento natural y, molesto (o rabioso) y sin entrar en consideración de si su contenido es correcto o no, ataca a Gonzalo incluyéndolo en un manojo de escritores que el etiqueta de oportunistas y sin contenido real.
    Pero… se equivoca! Gonzalo puede hablar en primera persona como un caballo, porque ha experimentado toda la teoria de los grandes etologos actuales con los caballos que ha tratado. Su sensibilidad y amor para con los equidos le ha permitido sintetizar y explicarnos con pocas y bellas palabras lo que un caballo podria pensar en las situaciones que describe.

    Repito que solo podemos estar agradecidos por su trabajo. Es un tesoro que nos ayudara a comunicar a los jovenes el conocimiento de los caballos.

  • Claudia

    Acabo de leer la crítica que aparece en El Mundo sobre Soy un caballo. Aunque decir crítica es sobreestimar un texto que, de sus veinte líneas virtuales, sólo dedica las cinco últimas al álbum en cuestión. Más bien parece que se utiliza Soy un caballo como excusa para arremeter a bastonazos de ciego y de una forma vaga e imprecisa, contra el hecho de que existen actualmente escritores y escritoras que, no sólo tienen en cuenta el mundo experiencial de niños y jóvenes sino que, además, le dan importancia y lo incluyen en sus libros con buena dosis de sensibilidad, imaginación y duro trabajo. De oportunistas, vividores y chupópteros no voy a hablar ahora porque no ha lugar.
    El lector de un texto puede extraer de él lo que el texto no dice, distorsionándolo y, en el peor de los casos, malinterpretándolo.
    Concediendo al crítico que nos ocupa la confianza de que, en efecto, ha leído Soy un caballo (no sería la primera vez que se critica un libro sin haberlo leído), se pierde en disquisiciones abstractas y ambiguas, jugando al despiste y escondiéndose detrás de sus propias generalizaciones.
    No siempre podemos declararnos competentes para juzgar un texto. Leer no sólo significa descodificar un mensaje verbal sino, sobre todo, “establecer determinadas estructuras de mundo, junto con los individuos implicados en ellas”(Umberto Eco).
    Muchos de mis alumnos montan a caballo desde que apenas levantaban un palmo del suelo. Puedo decir que han vivido la lectura de Soy un caballo como una experiencia enriquecedora y placentera. Por qué?
    Intentando desenmarañar la madeja con la que el crítico juega de un modo aberrante, podría dar las siguientes razones:
    Por su originalidad (no “es un libro más”), por su capacidad de crear emoción (no hay tal “lastimosa voz” sino hermosa voz), por su carencia de pedagogía camuflada (y no “aleccionadora”), por su densidad y complejidad (para nada “vacua”), porque considera la inteligencia del joven lector recurriendo al ritmo,a la armonía y a las extraordinarias imágenes sugerentes y evocadoras (no “lenguaje pseudopoético”), porque echa raíces en el corazón de los que se acercan a ella con humildad y apertura a lo nuevo y diferente (nada de “escaso arraigo”), porque revela un profundo conocimiento de la naturaleza del hombre y del caballo y de las relaciones establecidas entre ellos en las que el lector logra implicarse con intensidad (no hay tal “falta de interés por el lector”), porque es un canto a la naturaleza, al disfrute del sentimiento básico de la existencia y un grito de libertad (“exaltación a la naturaleza y la libertad”, ¡¡sí!!), porque es una gran historia que atrapa con garra desde las primeras páginas (no hay tal “ausencia de una historia propia que contar”), porque tiene el poder de conmovernos, regalándonos la magia de poder ponernos, aunque sea por un momento, en la piel del caballo, animal noble donde los halla.
    Lástima que la suspicacia del crítico limitase su acercamiento a un magnífico texto y a unas bellísimas imágenes que hablan por sí solas.

    “Haz de tal modo que tu contribución como lector sea tan informativa como lo requiere la situación de intercambio,… no digas lo que creas que es falso ni hables de algo si no dispones de pruebas adecuadas…” (Umberto Eco).

  • Fiona

    Hola, tengo 13 años y soy una verdadera amante de los caballos, e leido los comentarios y tengo mas ganas que antes de comprarme el libro.
    Yo no tengo caballo pero cuido siete, y me gustaria fortalezer la relacion que mantengo con ellos. Espero que este libro me ayude a conseguir lo que siempre e querido, mantener una relacion con el caballo como una misma alma, y no, como bien dices, de cazador y presa. Te agradezco que lo hayas escrito, me interesa mucho la psique del caballo y sus reacciones ante nuestras acciones. Cuando lo acabe me pasare por aqui y te dire que tal me ha parecido, aunque ya se que me gustara.

  • Maria

    Hola, yo tengo un caballo al que quiero muchisimo y siempre tengo el miedo de hacer algo mal con el porque yo no kiero que el lo pase mal nunca,porke lo quiero mas que a mi vida.. mucha gente no lo entiende pero es asi. Por eso me parece que este libro me va a ayudar mucho a entenderme con el y que el me entienda a mi, sentirnos uno y no ser yo la dominante que lo obliga a pasarlo mal.

  • Nati Cendón

    que historia mas preciosa,cndo llegue al final me entraron ganas de llorar y eso ke no me suele pasar, pero no pude evitarlo.se lo recomiendo a cualquiera y de cualquier edad ke tenga amor x los animales y en especial x el caballo.

  • rubi

    un libro increible, muy muy bueno.Tanto la historia como las ilustraciones son una autentica pasada,y eso que nunca e montado a caballo, pero aora me dan ganas de provar…
    bs
    rubi

  • Rodrigo Martiñan

    jope que bien escrito esta, te metes en la piel del caballo de una manera que es alucinante y no puedes dejar de leer. Y los dibujos son lo mas vonito que vi nunca
    nada mas. Bueno si, ke tengo 10 años y dos caballos y un potro
    mi hermano ke esta en tercero de la ESO esta enganchado con otro del mismo Gonzalo que se llama Tuva y me dijo que va de muxas cosas pero tanbien de caballos
    se nota que a Gonzalo le gustan muxo los caballos

  • mikelong

    Leido el libro, que puedo decir…en su dia curandome de un mal de juventud en una granja, aprendi a montar a pelo en plan autodidacta…despues de multiples caidas y muchas anecdotas la comunicacion y reconocimiento entre ellos y yo, que habia sido una especie de cimarron fue como atravesar el espejo. Despues de leer el libro senti aquellos recuerdos y pense, joder tantos años despues de aquello para darme cuenta que no eran ensoñaciones de una persona en fase de reconstruccion, me lo contaban los caballos y tu Gonzalo veinte años despues me dices que era verdad, gracias para siempre amigo.

  • Susana

    ¡Hola! Mi nombre es Susana y tengo 10 años. Yo quiero decir que me senti mui a gusto con el libro, como si fuese yo el caballo. Creo que si tú te portas bien con ellos, ellos van a hacer lo mismo contigo.Si los mimas, si les das caricias, si les ispiras confianza, ellos aprenderan lo mismo.Los caballos a fin de cuentas nacieron para ser libres, son naturaleza, si los proteges, ellos te protegerán porque saben que tú harias lo mismo.Yo al lprincipio les tenia miedo, pero tampoco sabia que los caballos me tuvieran tanto miedo a mi.ahora despues de leer esta historia creo que hai que aprender a convivir con el caballo y con el miedo.
    las ilustraciones tambien me gustaron muchisimo aunque para mi algunas están claras de comprender y otras no tanto.

  • Aroa

    Le doy las gracias a Gonzalo Moure y a Esperanza León por regalarnos esta historia tan bonita. Creo que es muy buena porque es para todas las edades.Especialmente me gustó mucho porque expresa los sentimientos de un caballo, sus miedos.Por cierto, el caballo tiene miedo a las serpientes, como yo. También a los lobos, como mi yegua. A ella le encanta estar fuera en el campo, pero con nosotros porque sola le tiene miedo al lobo.
    Al fin y al cabo no somos tan diferentes unos de otros, porque tanto a los caballos como a las personas nos gusta explorar con libertad pero sabiendo que contamos con alguien que nos quiere.
    Gracias. Muchas gracias.
    Aroa. 11 años.

  • Sara

    Este album me trae a la cabeza la imagen de mi yegua. Se llama “Tara” y cuando era potra le tenía miedo a los perros. Siempre que oía ladrar a un perro, se metía rapidamente en la cuadra. Ahora ya tiene 11 años, uno más que yo, y es muy docil. Cuando la acaricias te pone la cabeza en el hombro, como si te quisiera dar un abrazo. Y a mí me gusta mucho.
    Hace cuatro años, tuvo una potra llamada “Lúa”, a la que le gustaba que la llevaran a dar paseos por el monte, pero por la cuerda.
    Una vez, montando Tara, aparecieron cinco perros. La yegua no sabía que hacer y temblaba como si se estuviera congelando. En ese momento dio una vuelta sobre las patas traseras y se echó al galope.
    Casi me tira, pero seguro que no lo hizo con mala intención. A lo mejor sólo quería protegerme. Ahora cuando se encuentra con un perro, solo hace falta acariciarla en el cuelo y decirle “tranquila, tranquila, tranquila”. Y así se le pasa la angustia que siente.
    No me han gustado la historia y las ilustraciones: ¡me han encantado!
    Gracias.
    Sara

  • Cristina

    Hola Gonzalo!!Decirte q ue me ha encantado la charla que as dado hoy en el colegio de Miño.

    Me encanta esa facilidad que tienes para conocer a las personas,me gusto mucho esa expresion del sentimiento del caballo en el libro(de son un cabalo)me dio a pensar muchas cosas como ya te he deicho!!Muchas gracias por la dedicacion del libro!

    Lo primero que haga cuando tenga un rato libre sera leer el libro de Tuva!

    1beso!

  • Marina

    Hola Gonzalo!Soy Marina una de las chicas que te hizo hoy preguntas en la charla del colegio de Miño.Quería hacerte saber que eres un tío estupendo(y perdona por la expresión)que me encanta la perspectiva que tienes de la vida, de lo sencillo, de la naturaleza, de tu forma de expresarte hacia los demas, per esa sensatez que se percibe al hablar contigo y porque jamas creí encontrar personas que en un primer encuentro parezcan tan cercanas.Te doy de corazón la enhorabuena….eres Genial!!Y la charla para nada fue la típica……sino que se me hizo corta, las historias que contaste, tu forma de expresión, sinceramente me llegaste a alma y creas o no me gusta hablar con gente como tú, porque creo que siempre se puede aprender, y porque me ncanta escuchar opiniones,formas de pensar, perspectiva diferentes, etc.En cuanto al libro te doy las Felicidades, creo que es un libro sencillo, pero muy profundo.Gracias por el agradable rato que me has hecho pasar!!Saúdos!

  • eldeyar

    El encuentro en Miño ha sido una sorpresa. Yo pensaba que iba a ser con chicos pequeños, porque es la idea tópica del álbum, pero Begoña y Carmen me sorprendieron con chicos jóvenes. Y qué manera de sorprenderme. Ellos, vosotros. No hablamos desde distancias siderales. No sois peligrosos, no sois distintos, fuera tópicos, fuera miedos. Hace tiempo escribí: el puma no ruge, sólo bosteza. Os aburrís porque os aburrimos. Os divertís para huir de nuestro solemne y fatuo aburrimiento. En la reunión hablamos de los sms. ¿Faltas de ortografía? No las veo aquí por ningún lado, pero están presentes en centros que también visito, y en los que la distancia entre profesorado y alumnos es tan grande que da vértigo. Y esas faltas son un grito: ¡estamos aquí!
    Os proponía a todos un ejercicio: descomponer a Cervantes o a Azorín, codificarlo, intercambiarlo con un compañero, y después descomprimirlo, buscar en tu mente la ortografía y la puntuación correctas: no alejarse, comprender, ir al corazón del otro.
    Me escribiste, Cristina, que el libro te hizo pensar en las ruindades que hacemos humanos con humanos, y no sólo en las que hacemos (estas son ya la enciclopedia de la infamia) con los animales. ¡Eso es!
    Me sentí en casa entre vosotros: es decir, en mi propio corazón. La experiencia me ha servido para el texto de un artículo en el que estoy trabajando. Vuestro “mandala de las palabras”, que tengo ahora frente a mí, me hace sentir algo hermoso y pleno:
    Soy un alumno. Del Castro Baxoi, de Miño.
    Gracias, profes, gracias, potros y potrillas, gracias, escritores.

  • Marina

    Hola de nuevo!!Bueno no se que tipo de texto o artículo estás escribiendo, pero personalmente me gustaría que alguien algun día escribiese algo de los adolescentes, o mejor dicho meterse en su mente, descubrirla, desmenuzarla y llegar a entenderla.Imagino que psicólogos ya escribieron libros relacionados con esta etapa de la vida o reflejaron sus propias conclusiones.Yo te animo a que lo hagas si es un tema que te interesa, porque a mí me resulta fascinante y creo que cuando los adultos se hacen mayores no recuerdan las sensaciones que se experimentan a esta edad.No sé, creo que es muy difícil de explicar, solo a través de los sentimientos y puede que algun día lo pueda yo misma reglejar en un trozo de pape, pero me gustaría que alguien como tú lo escribiese.(Dijiste que escribieramos sugerencias, pensamientos, ideas, etc)Ánimo.

    Saludos!!

  • No me extraña que os haya gustado y os haya hecho pensar el libro de Gonzalo.

    “Soy un caballo” es una pequeña obra de arte.

    Lo dije con otras palabras cuando lo descubrí y me reafirmo en mi criterio. Es para niños pero gusta a los mayores y sobre todo a los educadores.

  • Cristina

    Hola de nuevo Gonzalo!decirte que creo en nombre de todos,y si no de la mayoria cuando digo que a nosotros tambien nos agrado mucho tu visita.A mi personalmente me gustaria que volvieses.
    Estoy de acuerdo con el comentario de Marina,que estaria bien un articulo,o un libro que hablase de nosotros de los adolescentes para saber lo que verdad pensais los mayores de nosotros

    1bso y gracias por todo a ti tambien!

  • naiara

    hola, gonzalo.
    soy naiara. una alumna del instituto fadura. no se si te acordaras de mi. soy una niña a la que tambien le apasionan los caballos, y que tambien tengo una yegua.
    cuando viniste de visita al instituto fadura, me recomendaste este libro, el libro”soy un caballo”,
    y como ves, me lo e comprado.me lo regalaron por navidades y me lo e leido tantas veces que más o menos me lo se de memoria.
    quiero que sepas, que gracias a lo que hablamos en el instituto sobre los caballos y sobre todo al libro “soy un caballo” que as escrito, e aprendido a comprender más a mi yegua, y a entenderla.
    ahora es como que nos entendemos con solo la mirada, por decirlo de alguna manera.
    me gustaria que tu me enseñaras el lenguaje de los caballos, tal y como te lo enseño a ti Alex.

    me gustaria que si tienes tiempo me respondieras, por favor.
    gracias, besos y hasta pronto.

    naiara

  • eldeyar

    Si queréis ver algo complementario a lo que trato de expresar en el libro, no os perdáis este reportaje sobre la galesa Lucy Rees, una mujer, pero en cierto modo un caballo. Autora de un imprescindible libro sobre la doma natural, y con una experiencia apasionante a su espalda o… a sus lomos.

    http://www.granangular.cat/fitxadocu.php?ID=65

  • daniela

    hola la historia es muy bonita

  • Hola Gonzalo,
    yo y mi mujer somos actores, tenemos una escuela de artes escénicas en Barcelona y somos unos enamorados de los caballos. Vivimos con ellos! tenemos (si es que se pueden tener…) 17 maravillosos animales: burros, ponis y caballos de distintas procedencias.
    Los tenemos en manada y por suerte disponen de muucho espacio. Practicamos con ellos doma natural (dos palabras contradictorias..no se puede negar) y estamos disfrutando y aprendiendo muuucho.
    Nos hemos constituido como FUNDACIÓN para difundir el conocimiento y el respeto hacia los caballos.
    Organizamos jornadas de teatro y caballos, yoga y caballos, cursos de agricultura ecológica, charlas de educación libre y doma natural de caballos,..
    Cuando descubrimos tu libro, Rosa, mi mujer se fué directamente a hablar con vuestra editorial para felicitarles y explicarles nuestro proyecto. Nos recibieron muy bien y ya tenemos unos cuantos libros en nuestra casa para regalar a cada niño que se apunta a jugar regulamente con nuestros caballos.
    También pedimos permiso para poner un par de frases del libro en nuestra web que pasado agosto estaran colgadas. Cuando me las leyó Rosa le costaba hablar de la emoción…y eso que es actriz!
    Tenemos en mente hacer una pequeña escuela de doma natural para niños.
    Bueno, que FELICIDADES por este libro tan necesario.
    pd. hicimos un par de cursos con Lucy Rees inspiradora de nuestra fundación y ahora estamos formándonos con el método Parellli.

  • eldeyar

    ¡Vivimos con ellos! Gracias, Maurici, a ti y a tu compañera, por todo lo que hacéis y decís. Ya lo sabes, Soy un Caballo no es un libro sobre algo ajeno, o interesante, sino el fruto de todo lo que me han enseñado los caballos durante años. Por desgracia ahora no estoy cerca de ellos: hace dos días fui a ver a mi yegua, la única ya con vida, que regalé a unos amigos cuyos hijos la cuidan y la montan: ¡un raudal de nostalgia! En Girona, en la yeguada de Alex Navarro de caballos Haflinger, tengo un potro “ahijado”, Waskyr… Y mis libros, claro. Gracias por ponerlos cerca de los chicos: ese era mi sueño cuando lo escribí: que sirviera para abrir un camino de comprensión con el caballo, y no de simple y brutal uso. Tienes razón: doma natural conlleva una contradicción de términos.
    Me encantaría visitaros alguna vez, aunque vuestra comarca queda muy lejos de la mía, y participar en alguna de esas charlas desde el punto de vista de la literatura, qué se yo.
    Me tenéis, ya para siempre. ¿Tenéis web o blog sobre la fundación? Me encantaría ponerlo aquí al alcance de otros, y verlo yo mismo, claro.
    Besos y relinchos.

  • ESTAMOS MUY CONTENTOS DE LEER TU RESPUESTA!
    NOS ENCANTARÍA RECIBIRTE! y COMO NO! ORGANIZAR UNA CHARLA! YA INVENTAREMOS ALGO INTERESANTE!

    nuestra web: http://www.projectemiranda.cat (en setiembre colgaremos el precioso fragmento de texto de tu libro)

  • que casualidad…hace ya tiempo que hice unas lecturas dramatizadas de poemas del libro BUBISHER, acompañado de un estupendo músico.
    Fue una experiencia muy bonita.Lo hicimos en una biblioteca de Barcelona. Recuerdo que había uno de los autores de los poemas entre el público y pude charlar con él. Fue muy emocionante la verdad.

    Hace tres años que dejé el teatro por los caballos…y hace unos días que no me quito de la mente ni del corazón, la idea de hacer un monólogo ,inspirado en tu libro, donde se puedan contar también otras historias de caballos.
    Ayer mismo lo hablé con una ESTUPENDA veterinaria. Marga Navarro. (A parte de tener un impresionante currículum como veterinaria en medicina convencional, practica la medicina holística y tiene el don de escuchar y sentir a los caballos…) y pensamos que sería interesante difundir estos todos estos pensamientos y sentimientos de caballo que ha podido escuchar y sentir…
    No sé como te suena esto que te cuento…

    relinchos alegres!

  • eldeyar

    Me suena maravillosamente bien, y contáis con lo que os pueda aportar a la hora de escribir el guión o cualquier otra cosa.
    Es un placer encontrarse así, con tantas coincidencias, y, por si fuera poco, con el Bubisher…
    En cuanto la web esté operativa abriré aquí una entrada para que la visite el mayor número de gente posible.
    Un abrazo y un relincho más.

  • Sí, la lectura fué en la biblioteca de La Sedeta de Barcelona, dónde han organizado varios actos y eventos sobre el Sáhara.
    Me alegra que te suene bien. Te informaré de como evoluciona esta idea y será maravilloso contar con tu preciada colaboración!!

    La web está operativa en versión catalana y se pueden ver las imágenes (que a veces..valen más que mil palabras) Pronto estará en castellano. Te aviso. gracias de nuevo.

    un abrazo!

  • lakko

    tengo 68 años 68 años con caballos me gustari comprar el libro para poder comentarlo yo en tantos años he hablado con los caballos en este momento tengo un pura sangra arabe que me pasea con mucho cuidado esta entero pero nunca me podra hacer daño por nuestro trato el lo pasa bien y bien cuidado yo lo paso bien y bien paseada

  • noelia

    Hola!!!
    Me encantan tus libros.Yo he leído Palabras de Caramelo, Los Gigantes de la Luna, Maito Panduro y ahora en clase estamos leyendo Lili,Libertad estoy deseando leer Soy un Caballo.
    un saludo
    noelia

  • Roberto

    Me a gustado mucho este relato porque es muy interesante y las ganas que pone en aprender el lenguaje equino me gustó mucho y me a encantado la idea de este libro tambien lei “PALABRAS DE CARAMELO”

  • miguel

    hola¡¡:d
    ma encanta tu forma de escribir. yo he leidó Palabras de Caramelo,Lili,Libertad y Los Gigantes de la Luna.
    Un saludo miguel

  • andrea

    yo solo queria decr k el autor me lo ha recomndado tan solo unas horas tras decrle k me sentia idntificado cn el cuando dijo k el mntaba a caballo y k antes tenia caballos y k ablaba cn ellos

    yo no sy de leer xo este libro lo cmprare y lo leere!!

    un saludo de una amazona de cntabria!

    andreylucera@hotmail.com (x si kereis contactar conmigo para intercambiar informacion de caballos o algo)

  • Gracias, Andrea. Mira por dónde, creo que cuando leas Soy un Caballo vas a entender que ni somos ni dejamos de ser “de leer”, que sólo leemos aquello que nos interesa. Y estoy seguro de que este va a tocar cosas que sientes y has sentido siempre al montar a caballo, al acariciarlo, al limpiarle los cascos o prepararle la cama…
    Ya me contarás, me encantaría saber qué te ha parecido.
    Un relincho.
    Gonzalo.

  • Julia

    Ola soy Julia has venido esta mañana a mi colegio en La Almunia de Doña Godina. Ami tambien me gustan los caballos y me gustaria saber si sigue a la venta el libro soy un caballo. Si sigue a la venta me gustaria saber si lo podria conseguir en cualquier libreria.
    Muchas gracias.
    Espero tu respuesta.

  • sara

    hola me encanta tu libro jej es super interesantee xdD

  • sara

    hola gonzaa: soy otra vez saraaa soy del kolegio de maria de huervaa una de mis profes es bea navarro kreo k la konocess? jjeje xdD vamos a trabajar tu libro de los gigantes de la luna

  • alberto

    hola soy del colegio mb cossio de fuenlabrada me prometiste hace unos años que me ibas a incluir en un libro RECORTADOR era si ya me has incluido o si me vas a incluir ponte en contacto conmigo en correo: alberelgustadu@gmail.com o twitter @alberelgustadu