Noticias

LA NOCHE DE EL RISÓN, presentada en Oviedo.

rison.jpgAyer presentamos el libro en el Foro de la Librería Cervantes. Por fin Antonio Ventura no pudo venir, por razones personales. Pero salimos ganando, porque, qué íbamos a decir nosotros, qué iba a decir él que es también padre de la criatura (los libros son pluriparentales): hizo por fin la presentación Rosa Piquín, que tanto entusiasmo había mostrado aquí en la web.
Y junto a ella, tal cantidad de amigos, algunos salidos del pasado, que fue un acto más de ternura y cariño que de sociedad y halagos mutuos.

En cuanto a la novela… Bueno, no puedo definirla muy bien. Está basada en una noche vivida hace casi 40 años, en el muelle de Castropol, aislado por culpa de la peor inundación sufrida en la Ría del Eo en el pasado siglo. Desde Ribadeo pude llegar hasta Castropol, donde me refugié en El Risón, apenas una taberna de puerto. Había en ella un gran número de marineros y pescadores, también a resguardo de la tormenta. Y durante toda la noche contaron historias de otras galernas, naufragios, ahogados… Y de ahí se llegó, ya de madrugada, y a la luz de un petromax, a las historias de fantasmas que pueblan ahora la novela.
Fue Tina Blanco la que, en una sobremesa, me dijo que ya estaba bien de contar “lo de la noche del Risón”, y que lo escribiera. Y es lo que hice.
La mayor parte del relato está escrito en el aeropuerto del Prat, en una huelga de pilotos: fueron un montón de horas, que me permitieeron recordar aquella noche lejana de los 60. Pero añadí también un suceso extraño e inquietante que viví hace menos, unos 20 años, en un caserón del occidente de Asturias: nunca he sentido tan de cerca lo que se podría llamar un fantasma. Algo viscoso y pegajoso, que se metió dentro de mí durante algunos minutos.
Esa suma, es La Noche del Risón. El libro es precioso como objeto, una delicia de edición, una joya de ilustración, y un texto sincero, un poco antañón, y hasta puede que “bonito”.
Cuelgo algún fragmento en el capítulo de “Lo último”, para los que quieran curiosear. Y a partir de ahora garantizo al menos un año de silencio: a escribir.
presentacio%cc%81n1.jpg

  • Viento

    No te disculpes, Gonzalo. Bienvenidos sean tus libros. El azar ha querido que se editen casi de forma simultánea, pero, sin duda, su gestación es el producto de muchas horas de trabajo a lo largo de varios años, de muchos desvelos, de mucha búsqueda dentro y fuera de ti. Porque una cosa es el mundo editorial y otra muy distinta la creación literaria, el enfrentamiento constante al genio que habita en los escritores, a veces perezoso, a veces febril.
    Que el tuyo, tu genio creativo, siga con ritmo inquieto llevándote por las zonas sutiles,recónditas y misteriosas del alma humana.
    Un abrazo
    Viento

  • eldeyar

    Gracias, Viento. Sonrío, porque sí, tengo la sensación de tener que pedir perdón por editar tanto en tan poco tiempo. Es verdad que Soy un Caballo y Tuva tienen una raíz común: ambos nacieron en el corazón de Asia, cuando entendí muchas cosas del caballo (y la naturaleza) que hasta entonces habían aleteado por mi mente sin concretarse: en el fondo son el mismo libro, con dos enfoques distintos. Y El Risón… Bueno, se dio así, y de hecho fue un libro que escribí “entre comidas”, mientras abordaba otros más importantes, o más trascendentes, como Tuva y el Caballo. En el fondo este no es más que un ejercicio de estilo: le tenía (y le tengo) envidia sana a Agustín Fernández Paz, cuyas Cartas de Invierno, y también Aire Negro, son para mí las mejores novelas “de miedo” (por decirlo de alguna manera) escritas en España en las últimas décadas.
    En fin, estoy contento con el libro, pero estoy deseando ver los primeros ecos a sus primeras lecturas. ¿Qué efecto causará en un lector objetivo?
    Y repito: ahora, a escribir.

  • Enhorabuena, amigo. Como en otros casos, tuve la fortuna de leer ese libro inquietante antes de que apareciera editado. Todos nos preocupamos por los ecos de nuestros libros, pero lo importante es lo que nos dejan a nosotros. De todos modos, te anticipo que serán buenos y poéticos (evocarán a POE). Y, ahora, ponte a escribir, pero deja algún hueco para que publiquemos los demás.

  • Esperanza León

    ¡Felicidades por la nueva publicación!
    Por cierto, da gusto lo bien que aprovechas el tiempo entre comidas y sus resultados…
    Ya sabes a escribir sea del modo que sea.
    Un abrazo, Esperanza.

  • Carla

    Me alegro mucho de que vea la luz por fín. Tu te disculpas porque vengan tantos libros a la vez… pero no veas los que, como yo, esperan ansiosos tus libros, lo bien que nos sienta!! =)

    Tengo reservado el libro de “Tuva”, que comenzaré a disfrutar nada más acabar con “Pídeme la Luna” de Rosetta Forner.

    El otro día, en Musicoterapia, nos dijeron que la “música puede evocar otros momentos, lugares. que tiene ese poder”… pero a mi me pasa igual con la lectura. Es capaz de trasladarme a los lugares y momentos exactos, mi imaginación vuela y yo me evado de mí misma.

    Al leer el título de la entrada “La noche del Risón” mi memoria no puede sino llevarme a Oviedo. Sentada en el paseo de los Álamos. Impreso en hojas amarillas. Yo, la historia, y el encanto de esa ciudad.

    Sabes que daría lo que fuera por estar en Oviedo, en la presentación de tu libro. Pero te apoyaré, desde la lejanía que me proporciona Barcelona.

    Un beso enorme.
    Carla

    {Hace mucho que esperaba tus libros. Tu esencia}

  • eldeyar

    Gracias, Carla. Si estuvieras, la presentación sería con un cello en tus manos. ¿Te sabes alguna de miedo? Aunque algo de Shostakovich podría pasar, ¿no?
    Estarás en la presentación, te lo aseguro.

  • Carla

    Claro que sería con cello!!! =)

    Shostakovich, es uno de los compositores que viven conmigo día a día mi vida… miedo?
    Lo que puedes es decirme qué atmósfera quieres crear y durante cuanto tiempo. Puesto que hay obras muy buenas, pero que no tienen mucha duración. Del Cuarteto Nº8 de Shostakovich, el último movimiento “Largo”, para mí crea esa atmósfera (a parte de que es MI cuarteto).

    Sino… otra música que cra una atmósfera adecuada, es la de Arvo Pärt (Festina Lente)

    Philip Glass, mi amor platonico{siempre he pensado que cuando sepa perfectamente inglés, me presentaré en EEUU y le declararé mi amor por su música.Minimalista y a la vez penetrante. Directa a las emociones}, y su obra (ej: metamorphosis).

    Gon. Explicame un poco cómo quieres hacer la presentación, si quieres introducir música y en el menos tiempo posible te enviaré una selección de obras que se podrían ajustar ok?
    un beso

  • eldeyar

    Por desgracia, ya no hay tiempo. Pero habrá oportunidades. ¡Gracias!

  • Me entró la curiosidad y ganas de leer en el cuerpo. Lo buscaré por la librería…
    un saludo.

  • eldeyar

    Gracias, Nerea. Y si no lo encuentras, dímelo y te lo mando: pero deprisa, 😉 porque acabo pronto con los que tengo para regalos.
    Eso sí, te garantizo que por lo menos te causará un poquito de desazón para dormir…

  • Rosa Piquin

    Como ya comentamos al teléfono, creo que es mucho más que un libro de estilo; desde luego si esto es un ejemplo delo que haces para entretenerte entre libro y libro, tus entre comidas pueden ser GRANDIOSAS.
    Desde mi punto de vista esto es LITERATURA y sinceramente creo que pasará a la historia de la literatura en español como 96 páginas que dejan atrás el planteamiento de la LIJ como género de segundo orden. Ya me imaginaba que la maravillosa mano de Tina estaba a la sombra de la propuesta, tenía ella razón. En las primeras 32 páginas está tu relato verdadero , lo que viviste hace 40 años pero es que a los que conocemos aquellos parajes nos los traes a la vista , al olfato e incluso al gusto.
    NO quiero generar expectativas en otros asiduos a este blog ni a otros lectores, ya hemos hablado muchas veces que en la lectura de un texto somos los lectotres quienes ponemos la otra parte.
    De las páginas 32 a 96 … varias novelas en una, el reino mágico de las palabras en lengua castellana.
    Enlazando con tu espíritu transgresor del articulo de este blog acerca del tabaco, pueblan el libro un par de referencias “politicamente incorrectas” tratándose de un chaval de14 años, pero a mi personalmente me han encantado.
    Ricardo habla de Poe , en mi primera lectura encuentro más de Conrad. Espero tener tiempo para llevar subrayadas algunas frases de maravillosa construcción y muy evocadoras para la presentación
    (lo de invitar después a un café corre de tu cuenta)
    También pienso cuestionar alguna cosilla, pero estoy emocionada por el regalo de vida y palabras que nos haces y cuando haga la tercera lectura te las contaré. Y soy de las que piensan que con la escasez de tiempo que tenemos y la cantidad de libros que se publican si algo no me interesa no me molesto en terminar de leerlo.
    Y ya está bien de dar pistas a los demás lectores y críticos.
    La edición es MARAVILLOSA

  • Aurora

    Lamento no poder estar en la presentación de tu nuevo libro, pero mis obligaciones en la AMPA me impiden estar acompañándote. Espero que con “La noche del Risón” pueda seguir descubriéndote no solo como escritor, sinó también como persona.
    Nos vemos el viernes en Luarca
    Besos
    Aurora

  • eldeyar

    Me sentiré acompañado, Aurora, por presentes y por pensantes, tú entre ellos.
    Y a Rosa: no sé si pedirte que hables mañana, porque puede parecer que me apunto a tus elogios, pero me encantaría que hicieras ese análisis de la LIJ y la frontera. ¿Lo harás?

  • Mañana me voy a la librería Central, si no está allí, no estará en ningún otro sitio, y te lo diría aquí rápido, como dices ^^

    Por cierto, ni que decir tiene que si pasas algún día de presentación de libros por Zaragoza, avises, que sería un placer conocerte.
    Un saludo.

  • mariona martínez

    ¡Felicidades Gonzalo por tu nuevo libro!
    Nos alegra ver que no “te quedastes clavado” como Andreita con su libro.

    Nico espera la revancha del futbolin.
    Besos de todos los amigos de Tamarite,
    mariona

  • eldeyar

    Pues si espera… ¡la tendrá! Esta primavera, ¿no?
    Qué gusto leerte, sentiros en esta distancia tan grande y tan pequeña. Besos y más besos.

  • eldeyar

    Envío este comentario publicado por Ignacio Sanz en su blog: la tormenta en un vaso de agua.
    Lo hago sin mucha modestia, ya lo sé, pero tan feliz por haber acertado tan de lleno en el corazón lector de un escritor y narrador tan especial como Ignacio Sanz… que no me resisto.

    “Gonzalo Moure es un escritor celebérrimo entre el público infantil y juvenil, uno de los más queridos en colegios e institutos. Comunica en la corta distancia con verdadera pasión y remueve las entretelas de los muchachos que lo escuchan boquiabierto. He tenido ocasión de comprobarlo. Ha ganado muchos de los premios de este género lo que garantiza su solvencia y oficio. Por mi parte lo había catado en alguna de sus obras anteriores pero, si he de decir la verdad, lo había encontrado ligeramente ternurista. No creo que eso sea un baldón para su obra, posiblemente el ternurismo enlace bien con el espíritu dominante de la infancia.
    La noche de El Risón, la novela objeto de este comentario, es una obra descarnada, llena de crudeza que retrata una noche de temporal en un pueblo costero del norte. Y lo hace en primera persona. Esta experiencia que resulta iniciática para el narrador, se traslada con todas las emociones al espíritu del lector que vive esos mismos desasosiegos y peligros. Por eso me ha sorprendido tanto esta novela verdaderamente extraordinaria.
    Nos encontramos en una taberna; los ecos del temporal llegan hasta el ambiente tenebroso donde un grupo heterogéneo de personajes cuentan historias increíbles para ir sobrellevando esa noche horrible. La tensión domina el ambiente; a una historia desgarradora sucede otra horripilante y a ésta una macabra. Los que cuentan son tipos curtidos de la costa, marineros con experiencia, pero el narrador ya no es el adolescente que vivió aquella noche inolvidable, sino un hombre maduro que la recuerda mientras espera con paciencia en un aeropuerto pegado a su ordenador para aliviar las muchas horas de retraso.
    Según avanzaba en su lectura me llegaban los ecos de Baroja, de Melville o de Stevenson, de Poe. Y qué curioso, en alguna página del final me encontré con estos autores a los que el Moure expresamente cita.
    La leí un sábado por la mañana. Tenía una cita y, contra mi costumbre, llegué tarde por culpa de La noche de El Risón. Puedo decir que se mentí trasladado a mi años juveniles, cuando don Pío se apoderaba de mis tardes contando las mil fatigas y aventuras de sus personajes. Al viejo placer de la lectura, esta novela corta y espléndida añade la remembranza de esos años en los que fuimos subyugados para siempre por la fiebre de la lectura. Literatura de alto voltaje.”

  • Javier

    En cuanto Ro lo terminme de leer, me adueñaré de él y lo disfrutaré.