Noticias

“7 CUENTOS CRUDOS”. TIERNA CRUDEZA, CRUDA TERNURA.

Un libro de Ricardo Gómez, Juan Ramón Alonso y SM

Por fin en mis manos. Lo leí en ropa interior, vi algunos adelantos del trabajo de Juan Ramón, hablé con este en Fuenlabrada, seguí hablando con Ricardo, supe que Elsa lo acogía y decidía editarlo en el tiempo en el que se cierran los ojos después de su lectura.
Y por fin lo vi en Baeza. Pero no, aún no lo tenía. Y necesitaba sentirlo, acariciarlo, volverlo a leer, para poder abrir ésta página. 7 Cuentos Crudos. Siete aldabonazos, siete campanadas. Así sonaba la campana de la libertad en manos de Pete Seeger.
Ricardo Gómez no escribió este libro para nada: lo escribió por. Por amor, por rabia, por necesidad, por ternura y por crudeza. Es de los libros que pesan, que poco a poco tienen que ir haciendo cambiar de idea a quienes aún creen que la literatura para niños y jóvenes es poco más que palabritas para acompañar al texto, historias para sacar moralejas, transversalidad y buenas intenciomes. Y de los que molestan a los que desde dentro, desde su escritorio, creen que esta literatura es poco más que negociete, palabritas fáciles, aventuras con final feliz, granos de adolescente y magos borrás: palabras para vivir de las palabras, para estar en lugar de ser, palabras prostitutas. Quien lea esta declaración de amor y lealtad por una literatura siete veces cruda, siete veces tierna, que lea también la conferencia de Ana María Machaado: ambos textos, el de Ricardo y el de Ana María, son complementarios.
Me siento parte de esta literatura, al menos en mi intención, y somos muchos los que compartimos esta batalla: cada cuál ponga sus nombres.

Y las ilustraciones de Juan Ramón: quien no las vea, no las imagina. No hay palabras. Juan Ramón ha visto las tripas del texto, las ha hecho suyas, las ha contagiado y las ha vuelto a deslizar, un temblor de tinta y plumilla y lápiz y belleza: de Durero a Goya, a veces Miguel Hernández hecho imagen. Lo mejor es cómo han trabajado ambos, Ricardo y Juan Ramón, a partir de propuestas del primero y sugerencias del segundo, tallando cada imagen, paso a paso.

Y, por fin, ¡por fin! (yo sé por qué “por fin”, Ricardo también), Elsa Aguiar. Ha hecho, con la ayuda de Berta Márquez, un libro único, irrepetible, probablemente uno de los más singulares, valientes y brillantes, de los últimos años.

Visitad la web de Ricardo, ricardogomez.com, donde están estas palabras:

Siete cuentos crudos (Aunque este no sea un buen sitio para nacer)
CRUDO: Dícese de los comestibles que no están preparados por la acción del fuego, de los que no están hasta el punto conveniente, de los que no son de fácil digestión. Áspero, sin miramientos.
Sinónimos: descarnado, frío, riguroso, duro, tierno, realista, destemplado, severo,¿Cómo crees que sería tu vida en Beirut bajo las bombas? ¿Qué crees que harían tus padres para sobrevivir hace un millón de años? ¿Qué sería de tus hermanos en un país sembrado de minas?

La clave está en el “aunque”. Porque AUNQUE pueda parecer que estas son historias duras y descarnadas; AUNQUE el autor nos presente la realidad sin muchos miramientos: AUNQUE parezcan situaciones difíciles de digerir… los personajes de estos cuentos viven la vida (su vida) son intensidad, con alegría y esperanza.

AUNQUE, visto desde fuera, este mundo nuestro “no sea un buen sitio para nacer”.

cuentos_crudos_cubierta.jpg