Noticias

GRITOS, SUSURROS Y REGALOS (III)

¡Qué vagos somos! Seguro que vemos y leemos, y pensamos y oímos, un montón de cosas interesantes: ¡compartamos!.Y no olvidemos líneas de debate abiertas en la entrega segunda de Gritos, Susurros y Regalos: El niño del pijama de rayas. Sólo han salido opiniones críticas, y por cierto muy ácidas. ¡No puede ser, es un best-seller! Tiene que haber opiniones positivas.Voy a hablar de un libro que acabo de releer:”En la frontera”, segundo libro de la trilogía de la frontera de Cormac McCarthy. El anterior es Todos los hermosos caballos, y el último Ciudades de la llanura. La primera vez que leí En la frontera me gustó, pero en esta segunda ocasión he quedado fascinado. Y lo recomiendo con todas mis fuerzas a buenos lectores. Es pura literatura, literatura pura, pero es mucho más. Es una historia desoladora pero fértil, una mirada al despertar de un muchacho de 17 años en un medio durísimo. Y una radiografía del bien y el mal. Contiene pequeñas historias impagables, como la del ciego. No os lo perdáis.Y una película de la que ya habló alguien:El violín. Una película de Francisco Vargas Toledo, mexicano. Una de las mejores que he visto en los últimos años, de las que dejan una huella imborrable.Cito una crítica de Miguel Angel Jiménez en “La Butaca”:Denuncia de una lógica que acaba arrastrando a todo aquél que se acerque a su espiral destructiva, “El violín” toma aún más sentido por su profunda humanidad y su arriesgada y militante apuesta. Y, lo que es más importante, lo logra sin contener discursos o arengas, sin caer en el subrayado reiterativo, sin hacer trampas al espectador… Una primera película, perfectamente imperfecta, soberbia; un nombre a seguir con atención.jpg_el_violin.jpg 

  • Discutiendo sobre “Gran Escala” en los Monegros, recordé el maravilloso mensaje que el Gran Jefe Seattle en 1855 envio al presidente de EEUU en respuesta a su oferta de retirar a su tribu a una reserva y comprarles la tierra donde vivían (actual estado de Washigton): “Nosotros somos parte de la Tierra” y lo releí.
    ¡Insuperable! Es un grito sabio clamando por una mayor cordura en el tratamiento de la tierra… nuestra madre, según su tribu los duwamish, que palidecieron cultural y físicament en una reserva india.
    Ed. J.J. de Olañeta. Si quereis leerlo online:
    http://usuarios.lycos.es/imjavier/Introduccion/Intro.html
    LA TRADUCCION DE ED. OLAÑETA ES MAS BELLA!!

  • Astrid

    No sé si poner esto aquí o en el anterior debate, pero por si acaso por aquí lo dejaré…
    Leí el Diario de Ana Frank, hace tiempo ya. Fue un libro impactante, y me llegó muy hondo, pero también he de decir que esperaba muchísimo más de ese libro después del “boom mediático” que también tuvo.
    Y el de Primo Levi lo tengo aquí, en mis manos…

  • Mayte

    La casualidad me ha llevado otra vez a ver seguidas dos películas contrapuestas. Una, decepcionante. Otra, toda una sorpresa. La primera: “Expiación”. Una historia fallida, interpretaciones dudosas y una actitud creadora falsa, engañosa, artificial… (prepotente, si se apura). La segunda: “Juno”. En apariencia, no cuenta nada nuevo y la ingenuidad con la que visualmente se presenta, hacía temer lo peor. Pero la evolución de este metraje es chispeante. Rodeada de unos secundarios a los que el espectador termina queriendo llevárselos a casa, la protagonista rompe los prejuicios y pega un salto emocional creíble, auténtico, sensitivo. No es que sea un hito potencial en la cinematografía actual, pero sí todo un ejercicio de sinceridad sin pretensión.
    En muchas ocasiones, la sencillez es un triunfo.
    PD: No os perdáis a Michael Cera. Su papel es de lo mejorcito que he visto últimamente.

  • Astrid

    Juno, recomendada

  • Para compartir…

    Un libro: “Romanticismo” de Manuel Longares (el que me estoy leyendo ahora mismo)

    Una música: “Hurt” de Johnny Cash
    {No puedo dejar de escucharla; quitando -por supuesto- a Haydn, Barber y Bach… suena mucho por mi habitación. Por mi vida}

    Una película que he visto: “En la habitación” de Todd Field

    Dos peliculas pendientes para ver: “XXY” y “Escuchando a Gabriel”

  • eldeyar

    Ayer tuve el privilegio de asistir al concierto de una de las voces más interesantes de la escena neoyorquina: Little Annie. Canciones propias y ajenas en una actuación memorable de una de las artistas más queridas en Nueva York, inspiración de Antony and the Jonsons y de tantos otros. Desgarro, ansiedad, confusión, pasión, alegría y expresión. Todo junto, con el gusto inconfundible de la sensibilidad extrema. Se la escuchó por primera vez en España como banda sonora de un anuncio de pantalones vaqueros, con su voz a medio camino entre Lotte Lenya, Marianne Faithfull y el propio Antohony. Su repertorio es en su mayoría propio, con poemas devastadores sobre el ser humano y todas sus inseguridades, pero también recurre a clásicos como el monumental Ne me quitte pas, de Jacques Brel. la actuación de ayer fue en Gijón, pero al alguien aún puede ver una de sus actuaciones en España, que no se la pierda. Cultura viva, viva la cultura.

  • A nosotros nos encanta Ani Difranco; os la recomendamos si no la conocéis.

    http://www.righteousbabe.com/ani/canon/media.asp

  • claudia

    el mejor libro que he leido y releido en mi vida es sin lugar a dudas “el amor en los tiempos del cólera” …un amor postergado que emana de las entrañas de una hermosa Cartagena muy colonial…bellísimo.

    Y un segundo primer lugar “el olvido que seremos” una verdadera venganza no con armas sino con palabras….como un verdadero caballero como todo un escritor…

  • Mayte

    Gracias a que la gente se ha puesto de acuerdo para no dejarme ver “No es país para viejos”, ya que acudieron en masa agotando las entradas horas antes de las proyecciones en salas de V.O. (desde hace mucho intento evitar ver películas dobladas), y eso que lo intenté dos días distintos, he disfrutado de dos películas fantásticas: “Caramel” y “Cuatro meses, tres semanas, dos días”.
    La primera es recomendable en cualquier estado de ánimo. La segunda, contrapunto “explicito” de Juno, sólo para días en los que se está preparado para enfrentarse a la realidad más cruda que podamos imaginar. Y eso no ocurre siempre.
    Cine libanés y cine rumano. Cine puro.
    Estoy jugando con una amiga a ver las películas candidatas al Oscar. Nos hemos jugado una cena a ver quién acierta más premios. Pero hoy, después de contarle la misma anécdota que aquí explico, le preguntaba qué sentido tiene ir a las películas que nos mandan ver. Otro detalle: en la misma sala proyectaban de nuevo “La soledad”. Viernes y sábado: entradas agotadas. Ahora sí, eh. ¿Qué pasa, que nos tienes que vender la moto? ¿Dónde se queda nuestra capacidad de descubrimiento por nosotros mismos? Nos estamos perdiendo mucho por culpa del marketing.
    Me alegro de que el rebaño entrara dirigido a ver a Bardem. Mientras, disfruté de más de cuatro horas de metraje auténtico, de sensaciones palpables, de historias vivas. Vi, vivi, vivivir (si me permites tu paralelismo, Eldeyar).

  • eldeyar

    ¡Permitido!
    Anotadas, Caramel y Cuatro meses…
    Y todo lo demás recomendado de esta página, por todos. ¡Viva la revolución horizontal!

  • ¿Qué es lo más surrealista que nos puede pasar por la mañana?
    Hay veces que es mejor quedarse en la cama 😉

    Es un corto un poco viejo, pero llamativo.
    un abrazo!

  • Claudia

    Pues yo he visto la adaptación cinematográfica de la obra de Gabo que menciona mi tocaya y, con todo lo culebrón que es o, a lo mejor por eso mismo, he abandonado la sala con sabor a poco.
    Tampoco me ha convencido la última experiencia de Paul Auster como director: La vida interior de Martin Frost, en donde el protagonista es un escritor ermitaño, alter ego del propio Auster, que encuentra a la musa que le inspirará un nuevo relato y un dilema: crear o amar. Pero se respira una rigidez pretenciosa que impide que la trama funcione salvo contadísimas excepciones.
    Como deslavazada y llena de despropósitos me ha parecido Expiación. Aunque reconozco que una frase, pronunciada al final de la película, ha logrado taladrarme y quedar marcada a fuego en mi conciencia: “Escribe sólo la verdad, sin rimas, adornos ni adjetivos”.
    Y otra de locura de amor que sí recomendaría por su honestidad y momentos de altura emocional sería la franco-española El hombre de arena.
    Mi última lectura: Azul cobalto de Alfredo Conde. Aunque sé que tiene detractores, me ha parecido una interesante búsqueda del sentido oculto de los acontecimientos, combinando el embrujo de la evocación con un modo de contar sugerente. Una novela que puede ser tomada como la historia posible del marqués de Sargadelos. Navega entre dos aguas: un intento de fidelidad en la reconstrucción de la biografía de Antonio Raymundo Ibáñez y la necesidad de inventar una trama, con capacidad para sumergirnos en un mundo que no es el nuestro de todos los días, sino centrado en la segunda mitad del siglo XVIII y principios del XIX.
    Ah! Y en clase estamos a vueltas con los maravillosos 7 x 7 cuentos crudos de Ricardo Gómez, tocando el lado oscuro, la muerte, el dolor, la vida,…de una forma absolutamente genial.

  • eldeyar
  • Conchi

    Un grito rabioso y mil gritos. No es una recomendación ni una sugerencia. Es la rabia que me quema. Estremecedor reportaje de callejeros sobre la cola de días (durmiendo en la calle para no perder el turno) que los extranjeros hacen en las principales ciudades españolas, en especial Madrid y Barcelona. Un grito porque una renovación del permiso de residencia (una simple renovación del documento) tarda meses (en casa vamos por siete meses de espera), con el trastorno de trabajo y vida diaria.

    Un grito porque los políticos utilicen a los inmigrantes para tirarse su mugre a la cabeza (como tantas cosas). Y mi desprecio al gobierno actual que va de defensor de todas las causas justas pero es quien gobierna y el culpable de que no haya organización ni funcionarios para atender a estas personas que son personas y no animales (eso sí no votan).

  • No sé si conocéis http://www.eltemplodelasmilpuertas.com/ también dedicada a la LIJ. Están a punto de sacar su segundo número 😉

  • eldeyar

    Una de las películas más bellas que recuerdo: Los muertos, la última de John Huston, con su hija Anjelica, basada en el relato de James Joyce del mismo título, contenido en “Dublineses”.
    Este es un pequeño fragmento. La velada navideña está acabando, el marido se calza para salir al Dublín nevado, pero uno de los invitados canta aún en las habitaciones superiores. Él levanta la cabeza y contempla el misterio: su mujer, transportada a algún lugar de su memoria mientras escucha “The lass of Aughrim”…

  • Mayte

    ¡Menudo libro “Dublineses”! De mis favoritos. Uno llega a amar la “querida albóndiga”, como a Joyce le gustaba denominar a su ciudad irlandesa.
    Recomendable para aquellos que se chocaron con el muro de “Ulises”. Este Joyce “sintético” llega incisivo al lector. ¡Qué recuerdos, el relato “Los muertos”…! Por cierto, muy interesante la visión que ofrece de la infancia en este libro.