Noticias

5 AÑOS DE “LEER JUNTOS” EN CIFUENTES

Leer Juntos es mi casa desde hace casi una década. En Ballobar y Fraga, en muchas bibliotecas de la provincia de Huesca, en Potes, en Lisboa. Algunos ya existían cuando llegué, otros nacieron coincidiendo con mi visita. No hay nada tan nuevo en torno a la lectura de finales del XX y estos balbuceos del XXI. Y especialmente en los clubes que nacieron en Ballobar, un pueblo de menos de 1000 habitantes: nada menos que leer juntos desde la base, desde donde se empieza, desde la escuela: si lees, ellos leen, dice la publicidad: aquí nació al revés: si los xiquetes leen, las madres leen. Leer juntos es una nueva perspectiva, es activación del diálogo en casa, es sumergirse en el curso de todas las preguntas, todas las dudas, en el crecimiento personal, pero sobre todo en el crecimiento colectivo. Esta semana pasada hemos celebrado el quinto aniversario del club de Cifuentes, en la provincia de Guadalajara. Por cierto, el club con más presencia masculina que he conocido (y en días de “Champions”, ahí es nada). También estuve en la reunión del club de Brihuega, porque Leer Juntos se extiende: aceite de vida.El de Cifuentes se debe a Toni Martínez. Un gozo estar cerca de él en pleno gozo, un gozo compartirlo con otros colegas como Samuel Alonso, Raúl Vacas, Félix Albo, Ricardo Gómez (ausente pero presente). Con madres de Ballobar como María Eugenia Sanz, con la mayor propulsora de clubes de lectura de España, Blanca Calvo, con las fundadoras de Ballobar, Carmen Carramiñana y Merche Caballud. Y con todos y cada uno de los profesores, padres, madres, bibliotecarias como Paloma, alumnos de Cifuentes. Con estos últimos compartí una sesión  dura, pero entusiasmante, acerca de un libro grueso y difícil. Sin flores, con espíritu crítico, con sinceridad, con confesiones. Aceite de vida, sí. Aprendiendo unos de otros. Cinco años de Leer Juntos Cifuentes. Un gozo de gozos compartidos. 

  • claudia

    es en estos espacios donde nacen crecen y se cultivan nuevos lectores;donde lo único que hay de por medio es un vínculo afectivo que se estrecha más y más con cada palabra cantada y contada.