Noticias

GRITOS, SUSURROS Y REGALOS (IV)

Volvemos a recomendaciones de libros, películas. Y también gritos de rabia, o susurros de gozo, pensamientos, ideas…Babá Aziz es la nueva película del tunecino Nacer Khemir. Una preciosa historia, por más tópico que suene esto, o un cuento sufí lleno de cuentos sufíes.   Una niña, Ishtar, acompaña a su abuelo, un derviche anciano y ciego, Babá Aziz (literalmente Papá Querido) que se dirige hacia la reunión de los derviches que se celebra en algún lugar del desierto.  Y hay que atravesarlo sin más referencias que las que dan las intuiciones y la confianza. Babá Aziz le cuenta un cuento a su nieta, y ese cuento enlaza con lo que están viviendo. Pero dentro del cuento que cuenta hay otro cuento, que también abrocha todo el gran cuento… En ocasiones las imágenes son tan bellas como las más delicadas ilustraciones del más delicado de los álbumes.  Mariam Hamid, la niña, es un prodigio de naturalidad, fuerza y frescura. Y Nesimm Kalhoul interpreta a un joven, Said, que sorprende en su primera aparición por su ropa occidental actual, situando la historia en este principio de siglo, y dándole a la película una dimensión sorprendente. Y no menos sorprendente la canción que interpreta, y la historia de amor que vive. Más y más escribo, más y más me doy cuenta de que es una gran historia, un guión magnífico.Y ha querido la casualidad que me haya llegado hoy desde Monzón un cuento sufí. Lo manda Pilar, y tiene mucho que ver con Babá Aziz:Le piden a un sabio que descifre la historia que acaba de contar. Y él replica que sería como si un vendedor de fruta les vendiera sólo la piel.                                                                                                                                                  Así es, también, Babá Aziz.         babaziz2.jpg

  • Que lástima que esteis tan lejos. Mañana domingo dia 16, en Girona, el coro de monjes sufí Tariqa Qadiria Butchichia, interpretan a capella sus canciones intimistas y, según el catálogo:
    “… independientemente de creencias religiosas, es un mensaje de paz…”. Nos cuentan que es la primera vez que actúan fuera de su tierra.
    Interesante!

  • Viento

    Aprovechando el susurro de Alex, si alguien está o proyecta estar en Navarra estos días, que haga el esfuerzo de acercarse al monasterio de Leyre. Escuchar a los monjes benedictinos cantar gregoriano es una experiencia única e indescriptible. Hay que vivirla.

  • eldeyar

    ¿Y por qué será que gustándonos a todos tanto el silencio, el pensamiento callado, la intimidad, vivimos en medio de este continuo vértigo?

  • Ana T

    Hace una semana que vi La soledad y sigo acordándome de esa película todos los días. Hay en ella silencio, pensamiento callado, intimidad… Varias veces, mientras la veía, miré el reloj con esperanza, como cuando de pequeña preguntaba a los que me acompañaban en el cine: “¿Falta mucho para que termine?”. Los pobres se pensaban que me aburría, y era todo lo contrario: lo que quería era oír que todavía quedaba un buen rato más.
    Me ha impactado, me ha emocionado de la manera más difícil: sin una sola lágrima, a mí, que la tengo fácil.

  • claudia

    Se que muchos estan un poco lejos… pero sé que nos unimos al canto “por la paz sin fronteras”donde juanes y sus amigos hacen un homenaje a la unión entre los pueblos hermanos de latinoamérica,donde la única arma contra la guerra es la voz y el arte;en este concierto se unen voluntades para soñar un mundo un poco más tolerante

  • He visto un poco del concierto de Juanes por Youtube, qué pena que no se haya inventado lo del teletransporte todavía…

    Hablando de películas, yo recomiendo la de Camarón, la vi hace un par de días. La guitarra de Paco de Lucía enamora, pero la voz de Camarón estremece y pone los pelos de punta.
    Qué dos genios de la música…

  • eldeyar

    Camarón está más vivo que nunca. Voy a muchos colegios donde hay niños gitanos (“maítos”, en mi corazón), y siempre muestran pasión por el más intenso cantaor que ha tenido el pueblo gitano. Y su voz suena cada vez mejor. Como dicen en Buenos Aires y Medellín de Carlos Gardel, cada día canta mejor.
    Yo también vi hace poco La Soledad, Ana T. Me pareció estupendamente hecha, y mejor interpretada. Pero tal vez puedas ayudarme a saber por qué las historias contenidas no llegaron a emocionarme.
    El concierto de Juanes y amigos: los artistas unen, por encima ded las fronteras. Va de silogismo: si el arte une por encima de las fronteras, situemos a los pueblos y a sus ciudadanos en el arte, y borraremos las fronteras. ¡En ello estamos todos!
    CLAUS Y LUCAS, DE AGOTA KRISTOFF.
    Hace un instante, en ese reducto de la lectura que muchos tenemos, el cuarto de baño, he acabado de leer Claus y Lucas. Sé de algún (alguna) lectora de la web que también la estaba leyendo. En realidad son tres novelas distintas, tres versiones distintas de una sola historia. No sé cuál es la real, y no me importa demasiado. Me quedo con el primer libro, El Gran Cuaderno. Pocas veces he leído una prosa tan poderosa e inquietante. Los dos gemelos hablan en presente continuo, a una sola voz en plural, contando la guerra mundial en una ciudad fronteriza de Hungría, y la terrible postguerra. Dicho así no resulta muy atractivo, lo sé, pero leído es absorbente. Hay un capítulo, muy breve, titulado “Nuestros estudios” que encierra una auténtica lección de literatura. Un ejemplo pequeño:
    “Está prohibido escribir “el pueblo es bonito”, porque el pueblo puede ser bonito para nosotros y feo para otras personas.”
    Y una reflexión propia: No puedo escribir Agota Kristoff tiene la mejor prosa que he leído últimamente, porque su estilo es diametralmente opuesto al de Cormac McCarthy, que tiene la mejor prosa que he leído últimamente.

  • Ana T

    No sé, Gonzalo, el mundo de las emociones es muy, muy misterioso. Por lo que sea, no has conectado del todo con las historias de La soledad. Eso pasa muchas veces, ante un libro, una obra de arte, un poema, una canción… Ante cualquier cosa que sea capaz de generar sensaciones, y que precisamente esté pensada para generar sensaciones, puede que nos quedemos fríos o solo levemente tocados. Creo que hay momentos en los que estamos más predispuestos a dejarnos “conquistar”, y, por supuesto, estoy segura de que no todo lo que “debería” emocionarnos tiene por qué emocionarnos. Eso no habla ni bien ni mal de nosotros, solo reafirma el hecho, la suerte, de que somos únicos en cada uno de los aspectos de nuestra vida.
    Puedo contarte, eso sí, por qué me ha emocionado tanto. Me he metido en la piel de la madre que perdió a su hijo; he sentido el horror, la condena, de vivir el día a día sin él y sin esperanza; he interiorizado ese vivir por vivir, porque no queda más remedio. Me dolió la enfermedad de otra protagonista, y el sufrimiento silencioso de esa otra madre ante los enfrentamientos de sus hijas.
    Me ha emocionado porque todas son historias que me tocan de cerca, porque me ha sorprendido agradablemente la manera de narrarlas, su ritmo, porque me he creído las interpretaciones, los diálogos, y también porque estoy ávida de escuchar a quien tenga algo que contarme. En esta ocasión me han hablado/susurrado al oído sobre la soledad existencial.

  • eldeyar

    Lo entiendo, Ana. Entiendo tu emoción, simplemente por eso: porque conectaste. Yo no lo conseguí. En ocasiones es la historia más cotidiana y común la que logra esa conexión, y el cine está lleno de ejemplos. La Soledad está bien dirigida, originalmente encuadrada,mejor interpretada. Pero en el caldo había algo que no ligaba con mi corazón, y no sé qué era. Tal vez el esfuerzo formal, los encuadres originales que, a la hora de la verdad, no eran más que manierismo. Esperaba que esa cierta innovación tuviera algún significado, alguna incidencia en la historia, pero a la hora de la verdad no lo tenía. Y puede que fuera eso. Creo que la Soledad se podía haber filmado con un lenguaje mucho más acorde a la historia: simple, llano, sencillo: planos generales con cámara quieta, plano y contraplano. El ABC, sí, pero es como en la literatura: a la hora de la verdad, el lenguaje sencillo es el más efectivo. De haberlo hecho así Rosales habría dejado el camino despejado para que en mi corazón sintiera eso: la soledad. Pero nada de eso quita el mérito a la película.

  • eldeyar

    Ha muerto Arthur C. Clarke. Pero en los noticiarios su muerte aparece en segundo lugar, después de la de Anthony Mingella. Sin quitarle ningún mérito al director del Paciente Inglés, no se puede ni siquiera osar comparar la importancia para la cultura humana de las aportaciones de Clarke y Minghella. Clarke aportó el guión de 2001, una obra capital para el cine. Si hubiera un canon del cine mundial, 2001 siempre estaría entre las películas imprescindibles: una de esas que no se pueden borrar de la historia del cine para entender este. Y no sólo por su clarividencia científica sino también por su profundidad filosófica. Tengo, desde la primera vez que vi 2001 hace más de 30 años (luego la he visto una docena larga de veces), la convicción moral y filosófica de que el hombre aún está saliendo por la puerta de las cavernas, enarbolando un hueso para matar. Con Clarke creeré eternamente que algo debe cambiar el rumbo de la humanidad hacia una era compasiva: consigo mismo y sus semejantes, con el planeta, con el universo.

  • Ana T

    Te estorbó la división de la pantalla. Cómo lo contaba Rosales no te dejó conectar con lo que contaba, creo que es eso lo que te enfrió. También te entiendo. Para mí, sin embargo, esa inovación sí tiene un significado, porque me parece que subraya aún más la soledad de los protagonistas, su aislamiento emocional. Tal vez el director no quiso caer en la redundancia de contar historias sencillas de una manera cinematográficamente sencilla. Pero, en cualquier caso, como tú dices, eso no le quita ni le pone méritos a la película. Lo importante es su esencia.
    Ayer, Mónica Gutiérrez Serna, su autora, me ha regalado un álbum ilustrado delicioso, recién salido del horno, calentito: Las cosas que guardo. Emocionante en su sencillez, en su delicadeza. Directo a mi corazón desde que lo vi cuando solo era una maqueta en papel. Es hermoso ver cómo los proyectos salen del cajón, directos hacia la luz.

  • eldeyar

    Deja aquí la referencia del álbum de Mónica, como un regalo para los que buscamos belleza y verdad.

  • Mayte

    Hace unas semanas en una tertulia “libro versus película”, alguien dijo que sin el libro de Clarke le hubiera sido imposible entender el “2001” de Kubrick. Reconocí entonces, y también ahora, que he disfrutado tanto las veces que he visto ese metraje, que nunca he sentido la necesidad de acercarme al libro. Quizás porque temo que éste tenga demasiadas respuestas a tantas preguntas que son bellas de por sí. Quizás porque no veo posible que semejante combinación de música, imágenes e ideas sea capaz de salir airosa en papel.
    Pero hoy ha muerto Clarke y me siento en deuda. Haber leído “2001” ayer era leer futuro-presente. Leer hoy “2001” es historia (qué paradoja). Y todo por los malditos prejuicios.

  • Ana T

    Comparto con vosotros su regalo, y la lluvia que no escampaba (bendita sea, lo siento por los que ahora buscan sol) ayer por la tarde:

    Las cosas que guardo
    Texto e ilustraciones: Mónica Gutiérrez Serna
    Tàndem edicions, 2008

    Precioso.

  • Vaya, al leer el nombre “Mónica Gutierrez” pensaba que ya se me habían adelantado recomendando su libro, pero no, será que las Mónicas están muy activas culturalmente.

    Yo os hablo de Mónica Gutierrez Sancho, cuyo blog es: http://monicagutierrez.blogspot.com/ y que acaba de publicar un libro titulado “Si vuelves te contaré el secreto”.
    Libro cortito, coral, de muchos personajes danzando a ritmo del jazz que se toca en el nuevo club que han abierto en la ciudad, donde todos ellos trabajan. Cantantes, camareros, portero o saxofonista, que nos van desgranando los enrededos del club al que sólo se puede entrar una vez, y sus secretos.
    Recomiendo leerlo en un lugar cómodo, con la página web del libro abierta: http://www.sivuelves.com/ para que nos acompañe la banda sonora del jazz.
    😉

    Disfrutad de las vacaciones y estos días de descanso!

  • Blanca

    Hacía mucho que no entraba, pero he visto que os ha gustado la novela de Agota Kristof: “Claus y Lucas” y he querido opinar. A mí me gustó muchísimo, la encontré muy dura, pero su prosa es magnífica.
    Os recomiendo de la misma autora: ” La analfabeta” es un libro de apenas78 páginas, pero que no tienen desperdicio.
    ¿ Alguien lo ha leído?
    Espero leer vuestras opiniones.

  • Claudia Fa

    Los persas llaman Rezvan al portero del paraíso. La pasada noche he tenido la fortuna de disfrutar de lo mejorcito de la música iraní actual: el quinteto Ensemble Rezvan. El repertorio escogido incluía versos de los grandes poetas sufíes persas como Hafez, Attar y Rumi musicados a través del santur, kemanché (viola tradicional iraní), barbad, tombak y la voz limpia y cálida de Malineh Moradi, conmovedora hasta la médula más aún sabiendo que era una de las pocas oportunidades que tenía de regalarnos su voz pues en Irán, tan sólo por ser mujer, se le prohíbe cantar como solista ante un público mixto; para ello tendría que ir acompañada de un cantante masculino. Ayayayay…
    Pero he de decir también en nuestra contra que el concierto estaba previsto que se celebrase en la iglesia de San Fiz de Compostela pero el arzobispado no dio autorización (¡¡!!) y se trasladó a la iglesia de la Universidad (desacralizada). ¡Cuánto nos queda por aprender, por crecer, por avanzar! Y, sin embargo, yo me sentí transportada a las puertas del mismísimo cielo con la máxima ternura, dulzura y calor.
    Luego, corriendo corriendo, me fui a hacer cola a las puertas de la iglesia de las Ánimas para ver al noneto internacional Ensemble Unicornio que nos regalaría un vibrante viaje musical al mundo antiguo medieval, renacentista y arabesco sobrevolando con dosis elevadas de alegría y emoción Inglaterra, Francia, Alemania, Italia, Croacia, Bulgaria y Siria. Michael Posch (flauta) y Marco Ambrosini (nyckelharpa: clave arpa en Escandinavia)se repartieron magistralmente la dirección. Los instrumentos sonaban a gloria y, al parecer, son prácticamente idénticos a los que se utilizaban en el siglo XIII. A destacar la voz envolvente y seductora de Belinda Sykes y el timbre suave del contralto Markus Forster.

  • eldeyar

    Buenas pistas, todas.
    Nerea, gracias por la clave para acceder a “tu” Mónica. Gracias también a Ana T por “su” Mónica. Y no os perdáis a “mi” Mónica, la Rodríguez, mirad la entrada de “Los caminos de Piedelagua”.
    A Blanca: me ha fascinado la Kristoff, así que correré a buscar “La analfabeta”. Tengo la sensación de que las suyas son las distancias cortas.
    A Claudia Fa: preciosa crónica musical. Qué suerte, ambos conciertos…
    A todos: a buscar, a completar esta pequeña red interneuronal…

  • Esperanza

    He leido recientemente “La analfabeta”de Agota Kristof. Es esencial,extraordinaria por su fuerza y despojamiento, por su sinceridad. La recomiendo, sin duda.

  • Blanca

    Os recomiendo un blog de ” cuentos”:
    giralunamariola.blogspot.com

    Ya me diréis si os gusta.

  • eldeyar

    Mi regalo de hoy, este artículo de un “paisa”, de Medellín, Francisco Pinzón Bedoya, sobre los parques biblioteca. Podéis ver una entrada sobre este tema yendo atrás, con muchos comentarios: de Jordi Sierra i Fabra, de Ricardo Gómez, Alfredo Gómez-Cerdá… Y muchas más opiniones.
    Los “Parque Biblioteca” son, sin duda, un camino revolucionario, una experiencia a adoptar en aquellos lugares que, como Medellín, sufran la exclusión social y cultural.
    El artículo de Pinzón está colgado en la web de Letra Clara, donde podéis encontrar muchos otros, muy interesantes, del propio Pinzón y otros.

    por Francisco Pinzón Bedoya (desde Medellín)
    27, Febrero 2008
    He acumulado edades que nunca tuve sólo por el roce con los Universos Paralelos.

    La verdad es que se me hace tarde.

    De Ars Poétique de Gustavo Adolfo Becerra en la revista “Letralia”

    Están cerca, los recuerdo y los siento muy dulces al lado de mis días, pues acompañan mi morral, mis escritos, mis noticias y todo lo que a mi vida se refiere. Tienen formas, colores, tamaños y sabores distintos. Algunos nos extasiamos en su olor y hundimos la nariz en sus profundidades como queriendo seguir la huella de la tinta hacia su primera aparición sobre el papel, y con mucha mayor alegría primaria si son nuevos. Su origen es tan único como su apariencia, mas no así su destino, pues su lugar en cada tiempo en uno es un albur que lo definen caminos inciertos y especialmente aleatorios, tan disímiles como las personas que los posean y como tumbos de la historia y los acontecimientos que la crearon. Podría decirse que tienen vida propia y que en ellos hay rastros de la vida de quienes los disfrutaron o no. Algunas veces están intactos, por explorar; otras, por recordar, y otras veces… son muertes sin esclarecer. Los hay de razas y pedigríes tan diversos como ejemplares existen. Hay coleccionistas y personajes de cuento involucrados en su cuidado y hasta en su consumo: Borges, como muchos, es un ejemplo sobresaliente de ello. Son en sí mismos, los receptores y transmisores de la vida, de la historia y del conocimiento, aunque en este siglo su validez y utilidad estén en boca de muchos y hasta en entredicho. Paradójicamente, siendo seres estáticos y pasivos, han dado pie y han creado destinos, y hasta han cambiado reinos por ríos de sangre y tormentas de fuego, donde se consumieron centurias y hasta se crearon retrocesos. Han sido prohibidos y perseguidos, miles de ellos, por tener en sus entrañas ese algo que no puede llegar a ser conocimiento y mucho menos acervo. Han evolucionado con el hombre y son sus eternos consejeros, sin emitir una sola voz, un solo fonema. Se convierten en hitos y en signos, en regalos y en cargas, en motivos de discordia y hasta de designio, pero en sí todos están hechos del mismo material de donde todos venimos. Volver su contenido propio de una persona los hace ser unos seres iluminados y llenos de estilo, de genio y hasta depositarios de la confianza de los siglos, pero también pueden –al contrario- quedar cargados con el peso de lo que otros quisieron dejarnos, para nuestro lastre y equipaje el cual debemos asumir, soportar, digerir o saber emprender. Han escapado en su importancia al paso del tiempo y siguen con nosotros en su recorrido, y hasta continuarán después de nosotros, siendo nosotros sólo uno más de sus pasos hacia no sé qué destino. Están en las personas así algunas de ellas no sepan de su existencia o al menos, no tengan conciencia de ello. Marcado a fuego en mi memoria está algún dicho que dice que se vivió sólo si se plantó un árbol, se tuvo un hijo y si se escribió uno. Así podría seguir hablando de ellos, de todos los individuos existentes de este género, pero sería como creer que se puede hacer una adivinanza infinita de algo que es obvio y que todos sabemos.

    Los libros viven en todas partes, se apertrechan en miles de lugares y sólo esperan el paso de ese lector de tiempo completo. Se aprovechan de la obsesión de algunos pocos y de la costumbre de otros. Son como seres vivos que desatan emociones y operan bajo total libertad del tiempo y el espacio. Cuentan de Augusto Monterroso que le gustaba pedirlos prestados y devolverlos a su dueño, aunque fuera años después. Guardaba muy pocos en su casa. Cuando le regalaban uno, trataba de rechazarlo del modo más gentil, y preguntaba a los amigos: “¿quién me recibe unos libros?”.

    Han estado en la historia desde siempre, como las huellas del hombre mismo. El emperador Shih Huang Ti mandó a construir la casi infinita Muralla China y, simultáneamente, ordenó que se quemaran todos los libros anteriores a él; la edificación de la muralla debía mantener al Imperio exento del riesgo de su destrucción y del olvido, mientras que la destrucción de todos los libros tenía como objetivo borrar de la memoria de su pueblo todo vestigio que hablara de un tiempo anterior al de su reinado, como lo narra Borges en su ensayo: “La muralla y los libros”. La paradójica decisión del emperador habla posiblemente de la amenaza que habita en cualquier libro, en los archivos, en la memoria, en toda edificación que intente proteger o prevenirse contra la corrupción, habla a favor de su poder de perpetuarse. Así, los libros y su continente que puede ser biblioteca (o paraíso) o hasta arrume, que a la vez son memoria de todo, llevan en su seno la huella de un fin infinito que no deja de ser su Damocles, su misma amenaza de devastarlos, de dejarlos al azar corruptor del tiempo. Afirmaba Borges de sus amigos personales que “los libros son memoria sólo si en ellos no cesa de germinar el olvido que los convierte en historia en curso”, es decir, en una siempre inacabada, siempre por hacerse, siempre utópica. Un poco, son los actores de un despropósito, ilustran sin saber de expresión corporal o lenguaje gestual, enseñan sin aspavientos de pedagogías, dicen sin hablar, cambian desde el silencio, generan la pregunta del porqué, se inventan lo que no se ha hecho y hacen que el mundo cambie porque pueden hacer cambiar al hombre. ¡Qué propósito tan elevado éste de unos seres estáticos y pasivos!

    Los libros son apreciados en mayor medida por aquellos que se han hecho en los libros. “Nadie tan interesado en el arte como los artistas. Para decirlo en esos términos prohibidos, nadie es tan buen consumidor de arte como los artistas, tan buen lector de libros como los escritores, tan buen escuchador de música como los músicos”, decía William Ospina. El placer de estar acompañados de ellos en forma activa, como poseedores del lenguaje de otros que a través de ellos algo nos han querido legar, es sin duda uno de sus atractivos. Es gratificante la experiencia de vivir los libros, y más que ello su contenido. Es de tal magnitud, que hasta se les llega a considerar como “de nuestra familia” y como interlocutores que se tratan personalmente en diálogos íntimos y transparentes. Algunos han escrito sobre su encuentro con los libros, como “encuentros con otros fenómenos de la vida o el pensamiento. Todos mis encuentros están configurados y no aislados. En este sentido, y en este sentido solamente, los libros son parte tan integrante de mi vida como los árboles, las estrellas o el estiércol” (Henry Miller en “Los libros en mi vida”), y hasta se les atribuyen altas dosis de misterio ya que logran transmitir desde su “inanimidad” dejándonos a los lectores esa obligación de crear nuestro propia versión en lo que leemos, y es de ahí que a muchos no les guste confrontar su imagos de una novela con ésta cuando es llevada al cine, yo entre ellos tengo como ejemplo: El perfume de Patrick Sunskind o hasta El ahogado más hermoso del mundo, porque es como obligarse a cambiar la dama o el hecho o el tinglado que elaboramos en la lectura por lo que algún director consideró que era la mejor forma “gráfica” de representar dicha obra, y tal vez no queramos perder la magia o el hechizo que hizo en nosotros el libro. No quiero dejar de lado en este aparte del placer del libro y sus contenidos, aquél de la relectura, ya que además nos da la posibilidad de vivir varias veces las mismas palabras, porque “Nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos”, tema que de por sí da para una larga divagación constructiva. ¡Qué ventaja! ¡Qué oportunidades en las relecturas nos deparamos en esos libros especiales para cada uno!

    Pero, ¿por qué son tan importantes los libros que aún hoy, en este siglo XXI de internet y otros, no han desaparecido? Será que internet -que algunos imaginan como una biblioteca- se compone de un número indefinido, y tal vez infinito, de “galerías hexagonales” como lo sugiere Jorge Gómez Jiménez (Revista Letralia). Más allá de los libros y las bibliotecas tradicionales, el concepto sí está cambiando. Un ejemplo cercano, Medellín, Colombia. Se ha creado un programa institucional de ellas llamado Parques Bibliotecas, donde se generan más “espacios de entretenimiento y convivencia” que parajes para lectores de libros. Más allá de un lugar para la lectura y la consulta de libro, los parques bibliotecas “son un concepto que rompe con el modelo tradicional de centros de consulta y préstamo de libros”, explica Gloria Inés Palomino, directora de la Biblioteca Pública Piloto y de la red de bibliotecas. Allí convive lo nuevo con lo tradicional. Confluye quien acude a hacer tareas y por ahí derecho a leer algunos textos que, en su curiosidad, hará sus amigos, y un punto de despegue de su marginamiento secular. Son ya cinco parques de este estilo con más de 20,000 libros, espacios y recursos para atraer cultura, escogidos para abrir mundos y para ampliar fronteras de pensamiento y la mente de las personas del común en Medellín. Ampliación que significa la contextualización del mundo, de su mundo, del mundo de todos quienes convivimos por estos lados del planeta. Los parques biblioteca, que son parte del plan de desarrollo de la administración municipal de Medellín, llegaron a la ciudad no sólo para atender la demanda de los sectores donde están ubicados sino para que otras instituciones, tanto educativas, comunitarias como religiosas, hagan uso de ellas. Por esta razón se convoca a la ciudadanía para que las visite y las muestre, “porque hacen parte de un patrimonio cultural y turístico de la ciudad”, sostienen quienes alientan este plan. Queda mucho por desarrollar, especialmente lo más básico de todo: cursos de lectura y escritura.

    ¡Libros! ¡Bibliotecas! ¡Letras! ¡Lectores y escritores! Son ese parte de supervivencia que se deja ver aún sobre las humeantes chimeneas de algún holocausto apocalíptico que algunos han pronosticado con el advenimiento del flujo virtual de las letras. Creo firmemente que todo ello está más ligado al espíritu del hombre que al medio en que se distribuyan. ¡Bienvenidas todas las formas que hagan de las letras la sangre de la vida de muchos!

    Vuelvo a Borges una y otra vez, y recuerdo su mirada irónica sobre su ceguera que queda plasmada en el “Poema de los dones”, tal vez en algunos de los más conocidos de sus versos:

    Nadie rebaje a lágrima o reproche

    esta declaración de la maestría

    de Dios, que con magnífica ironía

    me dio a la vez los libros y la noche.

    De esta ciudad de libros hizo dueños

    a unos ojos sin luz que sólo pueden

    leer en las bibliotecas de los sueños

    los insensatos párrafos que ceden

    las albas a su afán. En vano el día

    les prodiga sus libros infinitos,

    arduos como los arduos manuscritos

    que perecieron en Alejandría.

    Francisco Pinzón Bedoya

  • Andrea

    Hola, soy una de las alumnas de Gracia, de Silleda y bueno, me animé a escribir aquí un pequeño comentario, me parece algo muy interesante.
    Ya he visto la película Seda y ahora si que puedo afirmas que me decepcionó; supongo que es algo normal que una película decepcione después de haber leído el libro, desde luego los paisajes como me los imaginaba y los personajes, su forma de ser y actuar no se corresponden en absoluto a lo que se ve en la película, y a mi parecer, la elección de los protagonistas no ha sido muy acertada. Proximamente tendré que empezar primero con la película y leerme luego el libro.
    Y bueno, el último libro que leí y que recomiendo a todo el mundo, “La tregua”, de mi ya habitual Benedetti.
    “La analfabeta” mi próxima captura, me habeis metido en el cuerpo el gusanillo, y hasta que la lea…
    Muchas gracias por enseñarnos algo más sobre ese pedacito del mundo que es el Sáhara.
    Un saludo,

  • CLAUDIA

    Hola Gonzalo de nuevo yo por estos lados…me encantó lo que escribiste acerca de los parque biblioteca aquí en Medellín,yo habito su espacios muy a menudo, además de la casa de la lectura infantil con mis 2 hijos;cuando sea que vuelvas debes conocerla, son espacios para el placer de leer, para estrechar vínculos con los más pequeños con programas como leer en familia y al calor de las palabras; que mejor manera de acercarse al maravillosos mundo de las letras y sus terrenos insospechados.

    Por otra parte la verdad soy de aquellas que no quiere ver la película de una obra literaria,pues por ejemplo en cuanto al amor en los tiempos del cólera te comento que es el mejor libro que he leído en mi vida y quiero seguir con mi imágen de fermina Daza,de juvenal urbino y de Florentino;además porque me parece que ni una buena película logra despertar los sentidos como lo hacen las palabras…diría yo que quizá las películas se quedan en lo anecdótico,la verdad no lo sé.

    denuevo un beso…Claudia desde Medellín

  • eldeyar

    Agradezco personalmente el comentario de Andrea sobre Seda. Me lo temía, la verdad, y prefiero saberlo que gastar tiempo y dinero (qué caro es el cine) viéndola. Comparto también lo que dice Claudia, desde Medellín.
    Yo sí he visto una película muy recomendable: 4 meses, 3 semanas, 2 días. Rumana, de Cristian Mungiu. La película es durísima, pero llena de esperanza. Una chica que va a abortar, un verdadero cabrón, una amiga que hace el más hermoso, sincero y sin adornos canto a la amistad que he visto en mucho tiempo. Es cine de verdad, sin artificio alguno. Cámara al hombro en exteriores, planos fijos en interiores, verdad desnuda. Actores soberbios, sin alharacas, y sobre todo una actriz impresionante, Anamaría Marinca. Habla de la Rumania de antes de la liberación, en 1987, pero habla de muchas cosas que están sucediendo ahora mismo. Quien ame al cine y pueda, que vaya a verla.
    Esta es su ficha.

    4 meses, 3 semanas, 2 días.

    Dirección y guión: Cristian Mungiu.
    País: Rumanía.
    Año: 2007.
    Duración: 113 min.
    Género: Drama.
    Interpretación: Anamaria Marinca (Otilia), Laura Vasiliu (Gabita), Vlad Ivanov (Sr. Bebe), Alex Potocean (Adi), Luminita Gheorghiu (Sra. Radu), Adi Carauleanu (Sr. Radu), Madalina Ghitescu (Dora), Catalina Harabagiu (Mihaela), Sanziana Tarta (Carmen), Mihaela Alexandru (Daniela).
    Producción: Oleg Mutu y Cristian Mungiu.
    Fotografía: Oleg Mutu.
    Montaje: Dana Bunescu.
    Diseño de producción: Mihaela Poenaru.
    Vestuario: Dana Istrate.
    Estreno en España: 25 Enero 2008.

  • Carla

    Yo no estoy tan de acuerdo con lo que decís en torno a “Seda”. Yo también la he visto, y me gustó bastante. Es cierto que me faltó un poco más de pasión, pero no de pasión cinematográfica, sino de los personajes. Y buena cuenta de algunos matices más, pero no me pareció una mala película. Está claro que el libro pocas veces se ve reflejado en la pelicula tal y como nos gustaría, puesto que cada uno de nosotros interpretará el libro de manera diferente. ¡¡Imaginaros cuántas diferentes peliculas necesitaríamos!!! El error es ese, ir a ver una pelicula condicionados por lo que nosotros nos hemos imaginado del libro. Esa es la visión del director, lo que él ha interpretado del libro, del guión…´

    Sobre peliculas que a mí me han gustado (porque repito: todo es subjetivo):

    – “Al otro lado” de Fatih Akinc(director aleman de origen turco)
    – “Cometas en el Cielo” de Marc Forster

  • Ana T

    Una exposición, “Cosas del Surrealismo”, en el Guggenheim Bilbao. Diseño, mobiliario, joyería, cine, pintura, escultura… Más de doscientos objetos y obras pertenecientes a este movimiento artístico. Merece la pena visitarla, es interesante.
    Un libro: “El infinito en la palma de la mano”, de Gioconda Belli. Recreación del mito de Adán y Eva, bien escrito, evocador, poético, sensual… Pero, como otras veces, me sorprenden y me enfadan las erratas (de puntuación, principalmente). Nos las cuelan con disimulo, como si importara más el continente que el contenido… Pues no.

  • Elena Riesgo

    Hace casi dos meses, Gonzalo, visitó la Biblioteca del IES villajunco de Santander. Fue un encuentro con sentimiento y con encanto. Gonzalo nos pidió que escribieramos algo en su blog, pero como no soy escritora, lo estuve posponiendo esperando que me llegara la inspiración para poner algo especial.
    Hoy me he dado cuenta que por muchO que espere no voy a poner nada original. Así que he decidido a transmitir simplemente la experiencia que supuso para nuestros chicos y para los profes que asistieron su visita.
    Lo primero que puedo decir es que todos tuvimos la sensación de conocer a Gonzalo de siempre. Es una persona cercana y que se nota que le gusta sentirse próximo a la gente, charlar y observar lo que le puede aportar cualquier ser humano que se le aproxime. Y esto es lo que sintieron nuestros chicos y nosotros también.
    Y lo segundo, la admiración que nos produjo su postura ante la vida, una vida de perdón y olvido ante situaciones muy dificiles por las que tuvo que pasar en su juventud.
    Gracias Gonzalo de parte de todos por haber dejado que te conocieramos.
    IES VILLAJUNCO DE SANTANDER

  • El otro día estuvo el estupendo poeta García Montero dando una charla en la facultad de letras de Zaragoza. Sus versos son para leerlos lenta y suavemente, como lo que nos sugiere:

    EL LUGAR DEL CRIMEN

    Más allá de la sombra
    te delatan tus ojos,
    y te adivino tersa,
    como un mapa extendido
    de asombro y de deseo.
    Date por muerta
    amor,
    es un atraco.
    Tus labios o la vida.

  • Claudia Fa

    “Si tuviera una pistola me mataría aqui mismo. Al menos sería dueña de mi muerte. Mi muerte es mía”. Estos ecos retumban en el alma del espectador como antesala del fatal desenlace al que se ven abocadas las “13 rosas”. Magnífica puesta en escena de Arrierito este fin de semana en Compostela con un montaje lleno de fuerza, sensibilidad, originalidad y movimiento continuo.
    Sentada en mi butaca sentía cómo el vello se me erizaba y no precisamente porque fuera un espectáculo acariciante. No. Se vieron caricias y abrazos sí, pero como asideros consoladores para ahuyentar el miedo, el pánico, el terror, la desesperación, la opresión y la represión de una época terrible que negaba la libertad; de unos hechos que no podemos ni debemos olvidar porque hablan de una época malísima en que la diferencia se negaba en España.
    Y ahora qué?
    Esta es la página, maravillosa página, de un autor que escarba en las diferencias y, sobre todo, en cómo siendo diferentes podemos convivir sin que estas diferencias sean calabozos condenatorios.
    Sí. Está muy bien refrescar nuestra memoria histórica para pensar, para saber cómo podemos convivir juntos, viviendo nuestras diferencias sin olvidar que todos nacemos iguales, que todos estamos hechos de la misma pasta, que todos tenemos la misma “raíz que convierte a todos los seres humanos en individuos de un bosque monorrizo” (Gonzalo Moure).

  • Claudia Fa

    “Al amanecer, en el mar, puedo oír el mundo como una sinfonía”.
    Los componentes de la Orquesta Ceremonial de la Policía de Alejandría viajan hasta Israel para dar un concierto, pero se equivocan de dirección y van a parar a un solitario lugar. Así arranca “La banda nos visita” del israelí Kolirin, una película que rezuma exquisitez, sencillez y sensibilidad por los cuatro costados. Su principal mérito radica en la ambiciosa propuesta de convivencia pacífica entre palestinos e israelíes, prevaleciendo la humanidad por encima de los intereses socio-políticos y económicos.

    “…Hoy en día la música no es tan importante.
    Por qué?
    Porque a la gente le preocupan otras cosas: el dinero, el valor, la eficacia,…
    La gente es idiota, verdad?
    Sí…”

    Hace un par de meses asistí a un encuentro con la palestina Jumana Odeh y la israelí Ivonne Mansbach (Mujeres de Negro, nominadas para el Premio Nobel de la Paz). Como solución al conflicto, ellas piden volver a las fronteras del 67 tal cual estaban, sin modificaciones. Tanto palestinos como israelíes han recrudecido sus posturas, generalizando el uso del arma más poderosa y globalizada que existe: la política del miedo.
    Por eso me ha resultado tan emotiva esta película, porque en ella asistimos con asombrosa complicidad a la recreación de un mundo de ensueño, de un mundo mejor, en el que se materializa un posible entendimiento entre unos y otros, más allá del idioma y más acá de la música y del mundo de los afectos.

    “…Dime algo en árabe.
    Por qué?
    Para escuchar su música…”

    No puedo evitar relacionarla con “Promesas”, conmovedor documental rodado en Israel y Palestina, que muestra con claridad abrumadora la complejidad del conflicto a través de las voces de niños de ambos bandos, marcados profundamente por la dramática tensión a la que se vieron sometidos desde que nacieron. Al final, también se da entre ellos un amistoso, aunque fugaz, encuentro.
    Qué pasaría si estas hermosas ideas saltaran de la pantalla a la realidad?

  • eldeyar

    Qué delicia de crónica, Claudia, gracias. Tenía mis dudas sobre la película, pero ahora ya no tengo ninguna, y trataré de verla esta semana. Es terrible el silencio que se cierne sobre el buen cine, como sobre la buena literatura: los medios que deberían ser más objetivos, en sus informativos, dedican espacios inmensos a Zafón y a Indiana Jones, y películas como La Banda nos Visita o novelas como Claus y Lucas, pasan en silencio por pantallitas y mesitas. Por eso siento que es tan importante que usemos medios como este, en la revolución horizontal, para que nos desembarecemos de las consignas de los grandes grupos de opinión. ¿O no sabemos en qué manos están?
    Repito: gracias a todos, por escribir, por opinar, a ti por leer, quien quiera que seas.

  • abdullah khalid

    Vivo en Argentina CHascomus y quisiera ver la posibilidad de obtener copia de la pelicula BABA AZIZ, si alguien puede orientarme al respecto lo agradecería

  • eldeyar

    De momento no la he visto por aquí, pero me pongo a ello, Abdullah, y pido a los lectores que hagan lo mismo.
    Es, de verdad, la película más hermosa que vi en el 2008, al menos hasta el momento. Y no creo que ninguna la supere ya.

  • cinthia

    hola soy chilena casada con un Irani…y siempre busco este tipo de pelicula, pero realmente esta es una poesia y lo que mas me cautivo fue la musica, quisiera saber si me pueden enviar los nombres de los cantantes para deleitarme con las cosas bellas de esta vida y enamorarme mas de la cultura persa (oriental)es muy especial y profunda….gracias

  • cinthia

    Hola soy chilena casada con un Iraní…y siempre busco este tipo de película, pero realmente esta es una poesía y lo que mas me cautivo fue la música, quisiera saber si me pueden enviar los nombres de los cantantes para deleitarme con las cosas bellas de esta vida y enamorarme mas de la cultura persa (oriental) es muy especial y profunda….gracias.