Noticias

Y MÁS: LA CONSPIRACIÓN DE LOS ESPEJOS, Y BARRO DE MEDELLÍN

Mientras toda España se emociona con la selección (y yo también), salen a la calle dos libros que me emocionan por igual.

El primero de ellos llevaba ya un par de años esperando, y por fin llega: La conspiración de los espejos, de Ricardo Gómez, una novela más que adulta, llena de inteligencia y, como no, de matemáticas, la segunda pasión de Ricardo. Tuve el privilegio de leerlo en borrador, viviendo la locura de Patricio Virseda, y me perdí por los vericuetos del teorema de Fermat, confiando ciegamente tanto en el pulso narrativo como en el matemático de Ricardo. Una novela que remite a los más grandes de los escritores que han combinado ambos campos, y en ocasiones también al cine, como la inolvidable película “π”. Y a otras novelas alejadas de las matemáticas, pero que reflejan recreaciones paranoicas del mundo tan increíbles como la de Ignatius en otra conspiración, la de “los necios”.


La de los espejos te lleva sin respirar por los recovecos de la ciudad y el cerebro, reflejando tanto la realidad como la metarrealidad que cada ser humano crea en su interior.

La novela ha sido editada por “La otra orilla”, sello editorial del grupo Norma.

BARRO DE MEDELLÍN, DE ALFREDO GÓMEZ CERDÁ

Y va de “gómeces”, esta vez Alfredo, que ha sacado un maravilloso fruto de la visita a Medellín, de la que tanto se ha hablado en esta web. Barro de Medellín ha sido premio Ala Delta de este año, y está dedicada a la inolvidable bibliotecóloga Marcela. Porque ella simboliza, con todos sus compañeros de la Fundación Sierra i Fabra, lo que quiere expresar la novela: que una ciudad, la más violenta del mundo antes, fue revolucionada por algo tan simple como maravilloso: las bibliotecas. Una en especial, la Biblioteca España, está enclavada en el Barrio de Santo Domingo Savio, un barrio que antes era tan peligroso como el corazón de las tinieblas, y que ahora rodea con orgullo y pasión al parque biblioteca. 

Camilo ha visto crecer a la biblioteca en un lugar inverosímil, asomada al vacío. Y de sus paredes nace un edificio mucho más modesto, hijo de la cultura y la esperanza…

En fin, un placer ver que en tiempos de crisis y desconcierto sobre el futuro, los estantes de librerías y bibliotecas siguen llenándose de nuevos argumentos para creer en la más misteriosa criatura de la Tierra: el hombre. 

 

PARA OPINAR, O SABER LO QUE OTROS OPINAN, PINCHA ARRIBA EN “COMENTARIOS”

 

  • espero que siga escribiendo muchos mas libros y que viva mucho mas que DIOS TE BENDIGA MUCHISIMO y que cuando quiera puede ir a mi iglesia evangelica esta en:DIRECCION:: TORRENTE (VALENCIA) 104 camino real y la iglesia se llama cami reial le espero cuando quiera ir aqui tiene el numero de telefono de la iglesia para cuando quiera venir [961098120]

    UN CORDIAL SALUDO

  • Claudia Fa

    Pues yo, Gonzalo, confío ciegamente en tus recomendaciones. Así que exploraré con gran curiosidad esos caminos urbanos y mentales presentados por Ricardo, y me acercaré con gran respeto al Medellín nuevo del que tantas maravillas escribís.
    Más gracias.

  • eldeyar

    Ciegamente no, por favor. Es verdad que has leído algunos de los libros que he recomendado aquí y no te han defraudado, pero no te fíes ni de…
    Mañana tengo que escribir un poco sobre lo vivido y lo visto en Costa Rica. Es un país distinto a Colombia, claro, por su neutralidad y por su relativa comodidad, su ausencia de guerra y de narcotráfico (al menos aparente), pero no por ello deja de ser América, un país emergente. En fin, lo dejo ahora.

  • Bahia y Conchi

    Abrazos para Ricardo. Nos encantó su libro Los poemas de la arena (aparte de El cazador de estrellas, claro, un libro al que siempre hay que volver)

  • Que la cultura y la esperanza sigan llenando a estas montañas de letras y de libros, y que haya cada día más personas con libros contruidos desde el barro, desde el aire, desde el azul de ests cielos paisas, y desde la idiosincracia contradictoria de esta tierra feraz y hermosa, con más capacidad de leer y abrirse al mundo.

    Saludos Gonzalo, desde Medellín