Noticias

UNA OSEZNA, TODOS LOS NIÑOS



La osezna no hiberna. Se mantiene despierta ante el desconcierto de los naturalistas que la siguen y la fotografían. Así, rodeada de nieve y hielo, perpleja y sola, me hace pensar en todos los niños: los palestinos, los saharauis, los niños soldado de las guerras africanas, y hasta en nuestros niños, igual de solos entre la superabundancia de cosas y la escasez de sentimientos. Hoy Gaza nos duele hasta el alma, y los niños de Gaza aún más, pero nada hacemos. ¿Y qué hacer? Quienes escribimos para niños, quienes creemos en el futuro y por eso escribimos para niños, nos sentimos inútiles. No entiendo esta atonía, esta afonía. ¿Nadie es capaz de levantar una bandera filosófica, ética, nadie es capaz de marcar un camino distinto para esta humanidad que a pesar del paso de los siglos sigue bombardeando escuelas y hospitales? Me abruma el silencio blanco, como a la osezna asturiana. Nunca he sentido a la humanidad tan huérfana de pensamiento, tan ayuna de un camino que seguir, un camino en el que creer. Nada, silencio. ¿Qué hacer? ¿Cómo evitar ser cómplices con el silencio? Firmar manifiestos, clamar desde webs y blogs, protestar, ¿es bastante? Claro que no. Pienso y pienso, y no veo qué hacer, y cada minuto que pasa hay una bomba arrojada por una mano humana que es la mía. Los libros, el Bubisher, ¿son bastante? No, claro que no. Es verdad: el Sáhara es nuestra Palestina, nuestra responsabilidad. Nuestros gobiernos perpetúan allí su traición y su abandono; España es una mala madre para el Sáhara, y los que intentan hacer algo por ellos son sus hermanos, pero no salimos de las buenas intenciones, del agua oxigenada para curar las terribles amputaciones de los derechos de los niños. Y la ONU es nuestra ONU. Una voz, por favor, una voz que empiece a exigir que se disuelva esa ONU que no es capaz de emitir siquiera una resolución que detenga la barbarie. El mundo es el mundo, merece algo mejor, merece pensadores, filósofos, líderes de un futuro de la humanidad. Pero como al esbardo de la fotografía nos rodea un silencio blando y blanco. Sólo nuestra voz, pero dónde, cómo. No lo sé, me declaro impotente y frustrado, asqueado de mi propia condición humana. Esa osezna es una niña bajo las bombas, esa nieve son escombros de casa y cocinas derruídas, esa nieve es nuestro silencio. Esa osezna es una niña, todos los niños, todo el futuro sin futuro, incapaz de cerrar los ojos, con los ojos abiertos de par en par ante tanto abandono, ante tanto egoísmo mezquino.

  • Hola amigo , has conseguido lo que las imágenes del horror no han podido, porque el impacto era tan fuerte, que llevo dias con una sensación de nudo rara y opresiva, pero hoy necesitaba hacerlo, y tú lo has conseguido.
    Un abrazo muy fuerte.

  • Bahia y Conx

    Gonzalo siempre inspirador, removedor de conciencias, llegas tan dentro.

  • America

    Que mas se puede añadir. Suscribo palabra por palabra todo lo que tu voz y tu pluma clama en este desierto fisico y moral que nos esta ahogando. Y la verguenza de no saber hacer algo mas.

  • Me solidarizo contigo y comparto ese sentimiento de inutilidad,impotencia y barbarie de algunos humanos que hacen perder la fe en la racionalidad y los buenos sentimientos.Es horroroso como nos sentamos a mirar sin hacer nada.
    Un saludo

  • eldeyar

    ¡Pues empecemos a pensar! Aunque no sepamos, aunque nuestra mente sea pequeña, confiemos en que alguien con más capacidad asuma de una vez la responsabilidad de marcar un camino distinto…

  • Ander

    Vine a este blog desde otro que había pegado este comentario. Lo leí en el otro y lo he vuelto a leer aquí y lo he comentado con gente que me suele convencer cuando habla. Y tienes razón en que no parece haber otra cosa, que todos estamos como esperando a que alguien diga algo o marque algún camino. Y lo que dice Eldeyar es verdad, hay que empezar a pensar por nosotros mismos. Obama me pareció una esperanza, pero luego me ha hecho dudar, porque si puede poner decretos sobre economía algo podrá hacer ya para parar la sangría de Gaza, digo yo. Podemos esperar,m qué remedio, a que tome posesión de su cargo, pero no será él quien levante esa bandera, quien marque el camino. Como mucho, será un reformador, y yo creo que lo que necesitamos es una revolución, un cambio profundo de orientación: las guerras, el medioambiente, el final de las riquezas naturales, las guerras por el agua (leí que en realidad esta es la primera guerra por el agua, entre Irán e Israel, todo hace necesario un cambio de paso. Igual soy muy ingenuo, pero me reconforta ver que otros pensáis, que muchos pensamos lo mismo. Todo empieza así, en voz baja casi, en círculos muy pequeños, pero sin en nuestras aulas y oficinas empezamos a hablar más de todo esto y menos de pijadas, estaremos empezando.
    Ander.

  • ASUNCION

    He llegado hasta aquí desde el blog de Alfredo Gomez Cerdá, al que´tuve el placer de conocer personalmente en una de sus recientes visitas a mi ciudad, LEON. A propósito de esta entrada me gustaría dejarte el enlaze a la entrada “Sin Título” de mi blog porque expresa perfectamente lo que siento al respecto.http://losamigosdepapel.blogspot.com/2009/01/sin-titulo.html
    Un saludo.

  • He llegado hasta aquí desde el blog de Alfredo Gomez Cerdá, al que´tuve el placer de conocer personalmente en una de sus recientes visitas a mi ciudad, LEON. A propósito de esta entrada me gustaría dejarte el enlaze a la entrada “Sin Título” de mi blog porque expresa perfectamente lo que siento al respecto.http://losamigosdepapel.blogspot.com/2009/01/sin-titulo.html
    Un saludo.

    Comentario por ASUNCION — 19 de Enero, 2009

  • lo siento, se ha duplicado mi comentario.