Noticias

MUERTE DE UN HOMBRE BUENO. Quintín Cabrera, siempre en nuestros corazones.

foto-quintin-cabreraHa muerto en Madrid, nació en Montevideo, vivió en el mundo y para el mundo. Fue un amigo de todos quienes le conocieron. Practicó aquello que cantaba su también amiga, Elisa Serna: una tierna violencia. La radicalidad del corazón grande.

Conocí a Quintín a mediados de los setenta, disfruté de su voz, de sus ñoquis, de sus chicas, Loles y Lucía, nunca dejaré de escucharle, de sentirlo, de saborearlo. 

No es justo que se haya ido tan pronto, sin cumplir los 65 años, pero más injusto sería olvidar a Quintín. Recordarle es un compromiso con la vida, con un mundo para todos.

El día 27 habrá un concierto homenaje en Madrid, aunque aún no sé dónde. Quienes le conocimos, iremos si podemos. Quienes no hayáis tenido esa suerte, acudid si os es posible, porque su espíritu es tan fuerte (y tan tierno) que le conoceréis en las voces de los demás.