Noticias

LO ÍNTIMO, Y “EL ALIMENTO DEL CORAZÓN”. ELIACER CANSINO Y BERNALDO BARRENA

EL CORAZÓN SIGUE LATIENDO… mientras alguien sigue escribiendo y, en el otro extremo, alguien sigue leyendo.

Hace pocos días tuve la suerte de asistir en Jerez a la conferencia que Eliacer Cansino daba en la Fundación Caballero Bonald. Conocía a un escritor, pero ahora conozco también al ser humano, y me siento parte de su equipo. Leyó fragmentos de sus libros, y en uno de ellos, de “Una habitación en Babel”, desveló lo que para mí es el misterio de la escritura. Un profesor de filosofía pregunta a sus alumnos por la diferencia entre lo privado y lo íntimo. Una alumna dice que privado es, por ejemplo, la hora a la que ha quedado con su novio. Bien, ¿y lo íntimo? Señala a un muchacho. Duda. Y en ese momento Eliacer levantó los ojos del texto para explicarnos ese misterio: él no sabía lo que iba a escribir, lo que iba a contestar el muchacho interpelado. Un segundo antes, el folio estaba tan en blanco como la propia mente del escritor. Y, de pronto, quién sabe de dónde, llegaron las palabras: “Íntimo es… las palabras que me dijo mi padre antes de morir”.

Ahora mismo he recibido el texto de Bernaldo Barrena, hijo del también profesor de filosofía y también escritor (“Viaje al mundo de Martín Llamazales”, tan imprescindible como inencontrable), que publicó antes de ayer en La Voz de Asturias. Forma parte del mismo interrrogante inacabable: nunca sabremos lo que siente el otro, salvo en los relámpagos de conciencia ajena que nos proporciona la novela. 

Alimento para el corazon

Guardemos un minuto de silencio por almas y letras. Sea esta una señal de honor y de respeto, para aquellos y aquellas que han sacrificado sueños, sufrimiento y esfuerzo, a fin de que que nosotros podamos leer en la seguridad de nuestro sillón orejero. En el tren, la biblioteca o la parada de autobús, viajan nuestros sueños de tinta. Larga vida a la literatura, no tan vieja como el mundo, pero con un gran poder.

 

Porque la palabra escrita tiene poder; el poder de sanar heridas del alma. La creación literaria es capaz de apuñalar conciencias y cambiar a las personas. Tal es la posibilidad de mutación, que muchos temen acercarse a cierto libro. Porque los libros fueron creados por conciencias, y parte de las conciencias se vuelcan en los libros, que contienen luces o sombras de su autor.

 

No importa dónde nos lleve la ciencia, o el progreso tecnológico: las palabras llegaron antes.

 

Ayer, Día del Libro, las letras deambularon por la calle. Se colaron en portales, conciencias, maletas, bolsos y mochilas. En Cataluña, se envolvieron con promesas de amor, papel de regalo y una rosa.

 

Por eso todos los días son días de libro. Días para despertar, expandir la mente y reformar nuestro pensamiento. Porque la palabra escrita, sea donde sea, es llave a la mayor ventaja del ser racional. Porque los libros nos permiten tomar las ideas y visión de un extraño y hacerlas nuestras. Porque nos permiten vivir cien mil vidas, para después desperezarnos y tomar un café. Porque vivir vale la pena, aunque sólo sea para seguir leyendo

24/04/2009 BERNALDO Barrena

  • Acabo de leer en otro blog eso de que todos los dias deberían ser dia del libro y yo trato de que así sea. No necesito escusas para leer la palabra escrita,palabra que da poder.PODER, porque transforma, porque cambia a quién lee. Yo creo que las grandes revoluciones, los grandes cambios surgen en lo “intimo” de cada individuo, en aquello que surge dentro de cada uno de nosotros y que nos obliga a ir transformando nuestra pequeña parcela de existencia diaria.Llevo unos días hablando con mi hijo de 15 años de la magia de los libros(él ha abandonado el hábito lector hace unos años)y no solo por las vidas que puedes vivir a través de ellos, sino porque una misma historia llega de forma diferente a cada lector. Desde el momento en que yo leo un libro, ese libro deja de pertenecer al autor para ser mío. Se puede pedir mayor grado de poder!! Lo hago mío,lo personalizo. Y por lo tanto, lo convierto en algo íntimo, alimento para el corazón(como bien dices en el título de tu entrada)

  • Pingback: Gonzalo Moure Trenor » LO ÍNTIMO, Y “EL ALIMENTO DEL CORAZÓN … | Alimento()