Noticias

LOS CHICOS DE ROSA SERDIO: EL MOVIMIENTO CONTINUO

El viernes recibí uno de esos premios que no tienen precio: el de los lectores. Eso sí, no el de unos lectores cualquiera, sino el de los lectores de una mujer que merece también un premio: el de la mejor labradora de sueños: Rosa Serdio, la maestra de Pola de Laviana. 6ºB. Mi clase. No sé decir cuántas veces he estado ya esa escuela, ni sé cuántas estaré todavía: las que mi cuerpo aguante.

Pues bien, los chavales de Rosa se volvieron locos del todo, y eligieron “El movimiento continuo” como el libro que más les había gustado de los (muchos) que han leído este año. Me sorprende, y al mismo tiempo me hace pensar. En si no nos estaremos equivocando al hablar de los gustos de los niños. Porque frente a tantos libros en los que pasan cosas y cosas, a un ritmo que aturde, El M.C. es un libro en el que apenas pasa nada. Y lo que pasa no es para entusiasmar a nadie: un niño que es capaz de sentarse junto a un viejo, que le enseña a estar quieto, a dejar pasar el tiempo hasta ser capaz de ver crecer los helechos. Sin mensaje ni masaje. Sin espadas mágicas ni ejércitos oscuros. Sin malos ni buenos. Sin dragones, sino ratones que se lanzan por un tobogán. Sin colorinches pero con auroras boreales (que nadie llega a ver).

Es la segunda vez que un libro tan raro y tan sin importancia recibe un premio de este tipo: también me sorprendieron los niños de la librería Gil de Santander, para quienes fue el año pasado el libro que más les gustó. Pienso y pienso. Y repienso.

Seguramente mucha culpa la tiene Pablo Amargo, que ya ha hecho dos veces las ilustraciones de este libro, cada vez mejor. Y mi tío José, el Santos real, que hizo una ciudad para los periquitos y un tobogán para los ratones, que vio crecer los “Captus” toda una vida. Y Rosa Serdio, que vacuna a sus chicos contra los virus de la moda. Y sobre todo ellos, que tienen la clase más bonita del mundo, que escriben poemas, que quieren a sus amigos, que valoran tanto el cariño como la lectura.

A todos ellos, gracias. Por ser capaces de ver crecer los helechos.

m-continuo

  • luisa

    Por casualidad o no como siempre, acabo de terminar El movimiento continuo. Lo he pirateado, lo confieso. Es que no lo encontraba y en la biblio estaba prestado, y como ahora me he empeñado en pegarme un moure empacho…
    Reconocí a tu tío José en el libro, sabiendo la historia de Captus no hay que ser muy sagaz.
    Una vez me dijiste que eras un escritor multitemático, lejos de la etiqueta de escritor infantil. Lo voy descubriendo con la boca abierta.
    Ah! y felicidades por ese hermoso premio.

  • Yo acabo de descubrir esa clase, ese colegio y ESA GRAN, GRAN MAESTRA que es Rosa. estoy que no salgo de mi asombrao y de una envidia sana que me corre por el cuerpo cada vez que visito su blog. No me puedo creer todo lo que hacen, bueno, todo lo que leen.Cuesta creer el proyecto en sí de amor por la lectura que tienen en ese colegio. Cómo juegan con la lectura, cómo disfrutan, le dan vueltas, la pintan, la bailan, y ¡¡hasta la enlatan para regalar!!! Deberían estar en todas las páginas de los periódicos, en las portadas como noticia de excepcional importancia.Me reconforta saber que alguien piensa y actúa como yo pienso que debería hacerse en el campo de la educación. Esos niños el día de mañana serán lo que deseen ser, pero sobre todo serán unos SERES HUMANOS con mayúsculas, con una capacidad creativa, libres para decidir lo que queiren,….
    Y, en cuanto termine “El beso del Sáhara”, allá que me voy por “El Movimiento continuo”, no me perdonaría por nada del mundo que ellos lo hayan disfrutado y yo no. ¡¡¡Ni hablar!
    Ah! y ENHORABUENA por el merecido premio, Gonzalo.

  • Gracias, de corazón. Que conste una cosa: no me gusta usar el blog como autobombo, y en esta ocasión he querido dejar constancia aquí del premio por todo lo que dice Asunción: por los chicos de Rosa, y por Rosa misma. Es verdad, da rabia que nunca se destaque lo bien hecho, cuando lo mal hecho ocupa portadas enteras. Si alguien hubiera entrado con una pistola en el colegio de Pola de Laviana, lo sabrían hasta los esquimales. Pero si Rosa entra con una fuente de poesías o llena una clase de begonias y geranios, todos miran hacia otro lado. Pues eso, que las gracias a Rosa y sus pequeños poetas vivos.
    Y a Luisa: no piratees, mujer: pide. Te lo hubiera mandado en un plis plas.

  • luisa

    Bueno ¡qué poca vergüenza tengo!,decirle a un autor que lo he pirateado,sorry.
    A veces la confianza da asco,si. Futuros lectores del blog: no sigáis mi mal ejemplo fruto solamente de la impaciencia. Y es que soy así,impulsiva e irreflexiva. Cuando quiero algo lo quiero ya.

  • sariculi

    Enhorabuena piel de desierto siempre incandescente de vida! Saber de ti devuelve sabrosos bocados de vida, cómo siempre lo ha sido. En un paréntesis por los nuevos caminos de la Antropología Social, te tomaré de nuevo entre tus palabras, para saborear la vida con ellas. Dejando a la curiosidad, buscaré esta obra premiada de niñ=s.
    La inmensidad en abrazos.

  • Palma

    Enhorabuena, Rosa. Enhorabuena, chicos. Es precioso lo que hacéis. Estáis logrando ser dueños de vuestras propias decisiones, mentes libres y poco manipulables, con recursos para sobrevivir en la jungla del voraz sistema consumista. Gracias en nombre de todos los que intentamos lo mismo.

  • ¡Um! Creo que voy a leer este libreo en el “que apenas pasa nada” (utilizando tus palabras, Gonzalo). Opinaré, pese a que los chicos ya han opinado y ellos siempre tienen razón. Seguro de que mereces su calificación.
    ¡Quien fuera niño ahora y pudiera estudiar en esta clase, Rosa!

  • Helena

    ¿Sabeis lo que sufre un niño con dislexia en el colegio? y ademas la “maestra” nos llama vagos y tontos. Mi hijo y yo queremos una Maestra como Rosa.

  • Carlos

    Enhorabuena Gonzalo!.
    Siempre se ha dicho que los niños y los borrachos dicen sólo la verdad. Y si estos chicos han elegido tu libro como el mejor, por algo será, no?. ¡Disfrútalo! Y no pasa nada por contarlo y compartirlo con los que te queremos.
    Yo te dedico la poesía de Mario Benedetti “Hagamos un trato”. Acabo de leerla después de mucho tiempo y es genial.
    Un beso

  • enhorabuena amigo.
    Yo me haré con el libro, ayer volví a releer , algunos pasjes de tu libro El BESO DEL SÁHARA…
    un abrazo Gonzalo.

  • Mmm (mano en la barbilla): ¿Nadira?
    😉

  • pequeña gacela,nunca estuviste en madrid,ya lo sabes…

  • Y… dices que es “un libro tan raro y tan sin importancia” Pués ha mi me ha parecido una encantadora descripción de las pequeñas manifestaciones naturales a las que a veces ignoramos. Una ratonera que nos observa, un des-concierto de pájaros, como crecen las flores…
    ¡Vaya pues con las cosas sin importancia!
    Rosa, ahora entiendo tu reiterado interés en el libro para tus chiquillos.

  • Nadie

    Mmm