Noticias

CAPTUS, AHORA EN VALLADOLID

El martes 5 de mayo, a las 7,30 de la tarde, inauguramos la exposición Captus en Valladolid, en la sala de exposiciones de Caja España, en la plaza de Madrid.

Una ocasión única para contemplar en directo las fotos que realizó Alejandro Braña de las extraordinarias e inclasificables esculturas de José Trenor, con la mirada de Pablo Amargo. 

Ya hay abundantes referencias a la obra de Trenor en esta página como para volver a insistir, aunque estoy seguro de que todavía quedan muchas cosas que descubrir. Eso es lo que tiene que hacer el espectador, o el contemplador: reflexionar ante ellas sobre el sentido del arte, de la vida, de la combinación de la vida con los objetos inanimados. Porque esa fue la obra de Trenor, el sentido de “captura”, de segunda oportunidad para los objetos ya desechados.

La exposición estará abierta hasta el 22 de mayo, en el citado local. Y ha sido posible gracias a Felcitas Rebaque, a cuya sensibilidad no podía escapar la potencia visual de las fotografías de las esculturas imposiblemente posibles de Trenor. Y, también, al interés y cariño de los rtesponsables de la sala de exposiciones de Caja España.

A quienes podáis, os esperamos.

sifon

  • Viento

    ¿Qué es el arte? ¿Una recreación del Universo? ¿Una interpretación profunda de la naturaleza del hombre? ¿Una pregunta sobre la existencia? ¿Un duelo entre la belleza y el tiempo?
    La obra de José Trenor ya no es, pero su esencia ha sido atrapada maravillosamente en Captus, una exposición que invita a reflexionar sobre la fugacidad de la vida.
    Sin duda, será un placer visual y un impacto anímico para todos los que tengáis la oportunidad y la suerte de visitarla.

  • Feli

    Te lo agradecí entonces, hace meses, y lo hago de nuevo ahora. Que me confiaras Captus y me dejaras organizar esta exposición ha sido un regalo, una ilusión y un reto.
    Mi deseo es que sean muchos los que se dejen capturar por la belleza y la fuerza que se refleja en todas las composiciones. La vida fluye en esos objetos desechados que conservan parte del alma de quienes pusieron sus manos sobre ellos.
    En todos, el latido de José Trenor.
    Gracias a Alejandro Braña, a Pablo Amargo y a ti por darnos la oportunidad de observar la belleza, la vida.
    Espero que haya muchos, muchos ojos que contemplen.