Noticias

NADIRA Y EL BESO DEL SÁHARA

Luchaba Aminetu en Lanzarote y luchábamos todos en todo el mundo. Palmo a palmo se peleó por la vida de la luchadora. Decenas de llamadas y mails se entrecruzaban cada hora. Y, de pronto, una voz del pasado. Hola, te llamo desde el aeropuerto, estoy cerca de Aminetu, ¿sabes quién soy? Era Nadira. La conocí cuando era una niña, en casa de Nicandro. Hace cerca de 15 años. Se parecía al Mowgli de El Libro de la Selva. Y ya era encantadora. Algún día diré por qué nos cayó tan simpática, pero pronto estaba en casa, montando a caballo y andando en bici. Se estrelló con una farola, en uno de esos paseos, de noche. Mientras le estaban cosiendo la barbilla en el hospital nos confesó que de noche no veía nada, por una dolencia de los ojos. Pero una tontería así no bastaba para que aceptara perderse un solo sorbo de vida.

Cuando se fue, dejó en la comarca un vacío extraño. Que llené con un sueño. Me levanté en plena noche con el recuerdo reciente y huidizo de algo como un cuento en el que Nadira era la protagonista. Empecé a escribir una novela con aquella historia, en la que suponía que una niña saharaui desearía con todas sus fuerzas cambiarse por cualquier niña española. Ni sospechaba lo equivocado que estaba, pero fue esa cadena de casualidades la que me llevó a los campamentos de Tinduf, para escribir aquella novela sabiendo de lo que hablaba. Fui acompañando a Nicandro, pero iba al Sáhara ciego y sordo. El sol de la hammada me abrió los ojos y, más paradojas, el siroco los oídos. Y la gente, claro. No encontré a Nadira en aquel primer viaje, pero estuve en su jaima haciendo fotos a sus amigos y otros niños vecinos. Y a Kori, a Naísma, a Fatimetsu, a Fatma. Fueron los niños los que me hicieron saharaui. Me enseñaron a decir sí chasqueando con la boca y a mirar “el nuyum”, a decir “leila sahída” y cumplirlo, alrededor de un té. A dar sin esperar nada a cambio. No recuerdo unos días más intensos en la carretera de la vida. No olvido un solo instante. Allí acabé “El beso del Sáhara”, y allí empecé a sentirme saharaui.

En otro viaje encontré a Nadira, con su madre, Fatimetu, su padre, el combatiente Lucháa, con su hermana Embarka, a la que le daba miedo la novela. De entonces es esta foto, Nadira con su cabrita. Y muchas otras, que guardo en el álbum y en el corazón.k_xikitina

Qué extraña es la vida. Esa sucesión de cruces de caminos no hubiera existido sin Nadira. Por eso, cuando hace un par de días recibí un correo suyo, sentí que el tiempo no existe, sólo el reloj biológico. Lo demás sucede simultáneamente: pasado, presente y futuro. Esa misma tarde me escribía Aurora, una chica de Barcelona que pronto sentirá el crujido del timón bajo la barca de la vida, cuando vaya con el Bubisher. Le decía: hay allí un niño que ni siquiera sospecha el cambio que supondrá que un día tú le leas un cuento. Y eso pasará también porque Nadira salía a la ventana de la casa de Nicandro a gritar, desinhibida y libre: ¡Tinaaaaaa! Pero eso… eso sólo lo puede entender un saharaui. Yo, por ejemplo.

aminetu-haidar-31-of-59-3

Y esta es la Nadira de hoy. Al lado de Aminetu, al lado de su pueblo. Viva la vida.

Qué extraño es todo. Aquel libro que desencadenó Nadira era un auténtico despropósito. La Nadira de la novela no existía entonces. Pero ahora sí, por desgracia. Claro que hay chicas, y familias enteras, que se rinden, que se venden. Para eso, entre otras cosas, empujamos al Bubisher, para dar cultura y por tanto capacidad para decidir, y por tanto libertad. Para ser como Nadira, pero como esta de aquí al lado, la que lucha, la que no olvida, la que no se rinde ni prefiere un plato de lentejas a sus raíces y a su sangre, a la derramada y a la que está por crear. Imaginé en aquellas páginas un Rachid que cruzaba el mundo para besar los labios de una chica española buscando en el fondo de su boca el alma de Nadira. Y le decía: todo ha sido un sueño. Algún día será una doble verdad: un sueño, y también una pesadilla.

La literatura y la vida son un tejido, inacabable, misterioso, y en las páginas de un libro que habla en pasado muchas veces se adivina el futuro perfecto.

  • Jóven saharaui

    Soy un jóven saharuí, y muy amigo de Nadira, persona que conozco muy bien.Me parece un grán artículo que describe la personalidad luchadora de una niña que lleva es su sangre la causa de su pueblo al igual que toda la juventud saharuí. Pero Nadira es más que eso, sólo quien la conoce sabes lo indescribtible que es. Gracias por esto, por seguir luchando junto a nosotros creiendo en una causa que es superior a cualquier negocio: la libertad de los pueblos.

  • Jovenes Por Una Causa (BARCELONA)

    Una Conociida De Nadhira,,Mas Biiien Como Si Fuera Mi Hermana,En Ocasiones Desearia Tener La Valentia Que Tiene Ella,La Seguridad Que Tiene EllA PARA APRONTAR CIERTAS COSAS,,El Echo De Ser Buena Persona,Siempre Con Buenas Intencios Y Saber Que Ayudara En Lo Que Aga Falta,Con El Simple Echo De Saber Que Siempre Va A Estar Ahi Para Lo Que Aga Falta Me Ace Sentirme TAN PROTEGIDA ENTRE SUS BRAZOS….Graciias Por Ser COMO ERES NADHIRA Y SIGUE SIEMPRE ASI TE TENGO SIEMPRE PRESENTE,RECUERDA QUE LA DISTANCIA NO ACE EL OLVIDO!!

    Gonzalo…..No Sabes Cuanto Te AgradecemooooS Todos Los Saharawiiis Que Leemos Esto TODO LO QUE HACES POR EL SAHARA Y EL ESFUERZO QUE LE PONES ,REALMENTE GRACIAS ,,GRACIAS A TI Y A MIL PERSONAS MAS LOS CAMPAMENTOOS SON MAS QUE UN DESIERTO DEL SAHARA ,SE VALORA MUCHO VUESTRO ESFUERZOO. QUE LAS PERSONAS QUE AYUDAN AL SAHARA SE MULTIPLIQUEN CADA DIIA MAS.. UN FUERTE ABRAZO DE BARCELONA!!
    GRACIAS** QUE EL SAHARA SEA LIBRE*

  • Conx

    “Fueron los niños los que me hicieron saharaui”. No puede haber mejor forma. Un beso.

  • Que maravilloso y que tierno , como tu libro.
    un abrazo grande Gonzalo, en cualquier cruce de caminos te lo daré de verdad.

  • NADIRA

    “…y en las páginas de un libro que habla en pasado muchas veces se adivina el futuro perfecto.” Con esta frase lo has dicho todo sobre mi. Gracias Tito Gonzalo.

  • limam

    Leí el Beso cuando Gon era todavía “ciego” (al igual que yo a pesar de ser saharaui)era su segundo viaje, venía para descubrir el alma saharaui (la descubrió y fantásticamente la describió en la Zancada del Deyar). Aunque parece paradójico él me abrió los ojos sobre mi cultura, me hizo ver cosas que yo no veía.
    Devoré el Beso en pocos días. Me gustó mucho. Y en el Sahara había varias Nadiras y Nadiros. Hay una historia en el libro que me impresionó mucho y siempre quería preguntar a Gonzalo sobre ella, si esa historia era real o fruto de su imaginación. Más o menos la recuerdo así: una familia o varias están en medio del desierto perdidos, a puntos de morir de sed, en medio de la marcha el hombre que los guiaba, se para y abre el Corán y comienza a leer versículos, en ese momento un pájaro pasa encima de su cabeza y suelta su excremento que cae encima de los versos del libro sagrado. El hombre mira fijamente el excremento y descubre el tipo de hierba que ha comido el animal y descubre el pasto, la salvación, la vida…
    Limam

  • arashi

    hola soy arashi y muchas gracias por venir al instituto terra de turonio,y ya me leí los dos libros que escribistes estan muy bien por que me gustan los caballos,como vivi en colombia y en japón montaba mucho a caballo pero aquí en galicia ya no monto a caballo,por que no tengo caballo bueno chao y grasias por venir a nuestro instituto chaooooo.

  • arashi

    y me gusto lo q ablas aí porq es muy bonito sobre lo q ablas lo de sahara.

  • No, buf… Eso lo sabe bien Chej el Ness, que estaba conmigo. Él me llevó a ver al majarrero que describo en el libro, en la visita de Rachid. Fue una noche extraña e intensa, y nos contó mcuhas historias, que Chej traducía. Una de ellas fue esa. Y aunque la magia no se discute, pero no se cree (lo que se dice en el Sáhara es lo contrario), en esa noche yo mismo sufrí esa extraña traslación, y juro que recuerdo esa historia como si la hubiera vivido. ¿Me hechizó el majarrero, o fue simplemente el beso del Sáhara?
    No lo sé.
    Y, la verdad: tampoco me importa. En cuanto las cosas suceden ya no suceden, salvo en nuestro interior. Así, todo suceso recordado es pura magia.
    Gracias, Limam, gracias a todos, especialmente a Nadira, mi hechicera. Mirad, voy a colgar una foto de Nadira que me resistía a colgar, porque no quiero herir muchos corazones… Y también otra imagen captada el día después de la inauguración del Bubisher. Fue en Ausserd, y los camellos son de Abdesalam, padre de Fatimetsu. Y en esas dos figuras que caminan hay una novela comenzando…

  • Muna

    Hola ¡! Eso me parece genial!! Y me Gusto mucho!!!
    Y como usted dijo que la nadhira que has dejado como una niña y ahora esta echa una mujer eso si que fue una gran diferencia!! Y sera entre el pasado y el futuro (inshallah) pero te diré una cosita!!! Que la nadhira nunca se cambia por que tiene un gran corazón donde tiene El amor de su gente y su tierra Y Que nunca los va a Olvidar (S*)!!
    Como soy su amiga o mejor dicho una hermanita que la quiere Mucho y la conoce mejor que algunos^^. Te diré que ella es una de las Mejores Luchadoras De Su Pueblo Y Con El Buen Corazón Saharaui!!!
    Gracias!! Las Palmas ;)!!

  • hola nadira soi uno amigo ace 10anios estamos estudiar jontos in 12 de octupre pipo in mahbes pario 3 tespero que ia sapes quien soi

  • MP

    Si hay alguien que atraiga las casualidades más allá del paso del tiempo y las distancias es Nadhira!!! Supongo que algunas personas nacen con una atracción mística para los demás; que con sólo una mirada puedes adivinar que tiene algo especial. Yo tardé una llamada de teléfono en darme cuenta.
    Así eres tú.
    Jajajajaaaa 🙂 Huele a café………..

  • albaa :)

    alguien me puede decir cuales son todos los presonajes?

  • INES del colegio INFANTES

    me encanto su libro de hecho tengo una carta para usted soy de 5º de primaria y estoy emocionadisima

  • Muchos nos hemos convertido en saharauis de la mano de estos niños de piel morena, ojos oscuros y sonrisas abiertas. Quien ha oído las risas argentinas de los niños jugando entre las haimas no podrá olvidarlas jamás.
    El pasado y el presente se confunden, es cierto, porque en el instante en que descubres este mundo hecho de dignidad, generosidad y paciencia ya no puedes abandonarlo.
    En nuestro caso fue una niña que, en las playas mediterráneas, se llenaba las manos de arena y le gritaba al viento el nombre de su país: La Sahara. O cuando con los brazos abiertos rodaba como una peonza bajo la lluvia gritando ¡sap zeina!
    Un abrazo.

  • Blanca

    Gonzalo, tuve el placer de conocerte en Valencia, en la escuela Gensana, cuando acompañe al grupo Tanxarina titeres, alli hablamos de nuestros niños saharauis. Yo tambien me siento saharaui y se me cayeron las lagrimas, al leer este texto.
    Sahara libre !!!!!!!!!!!!!

  • Emma

    Gonzalo,tuve el placer de leer la novela.
    Un abrazo de una admiradora mas,y espero que tu proximo sea yo la protagonista…

  • anonima

    me gusta el libro Gonzalo es muy bonito y gracias por venir al colegio Valentin Garcia Yebra

  • Hola Gonzalo, de los libros que nos hemos leído este curso es el que más nos ha gustado a la mayoría. Nos parece muy bien la idea que has tenido de escribirlo para darnos a conocer los deseos de los jóvenes saharauis y sus injusticias. También ha sido curioso el que emplearas palabras saharauis y nos gustaría que nos enviaras un correo con más palabras y su significado en español. 😉 También nos encantaría saber la edad exacta de Nadira hoy día y cuantos tenía en la foto con la cabra. Gracias por este libro y nos veremos el día que vengas a nuestro colegio, que será pronto.
    CHAO.

    • Nadhira

      Hola chic@s! Soy Nadhira, me alegra muchisimo que os aya gustado el libro que escribio gonzalo hace ya muchisimos años. Recuerdo que cuando lo lei por primera vez no entendi ni la mitad (no sabia bastante castellano y me costaba leerlo) y deje el libro pero a los 12 años cuando vine a españa y estudie mi primer año busque el libro entre mis cosas y lo lei y entendi mas o menos pero ahora con 23 años que tengo lo entiendo mas que nunca.
      Preguntabais que cuantos años tenia en la foto de blanco y negro con mi cabrita pues 8 años. Y hoy ya mis 23 años.
      Un beso y seguir leyendo. Un abrazo y valorar todo lo que teneis 😉

  • Nacho alonso

    hola!!! 🙂 este libro me gusta soy del colegio de fuensalida y me gustaa es muy original aunque el final no lo entendi muy bien. Que wapa la Nadira con su cabra. 😉 :). Mañana en Fuensalida nos veremos 🙂 jajjajajjajaj

  • zahira

    Salamalekum! me ha gustado muchísimo el libro! Esta mañana dijistes algo de que nosotros podríamos colaborar con lo del sahara, y la verdad es que a mi me gustaria, ya me explicarás como.
    Un beso, espero tu respuesta.

  • Gonzalo

    Hola, Zahira, gracias por tu mensaje y por tu oferta. Escríbeme a mouregonzalo@telefonica.net, y te cuento despacio cómo sería esa colaboración. Saluda a todos tus compañeros, y gracias por una mañana inolvidable con todos vosotros.

    • zahira

      no puedo escribirte al correo que me dejastes, pero agregame a mi correo que es este: arihaz@hotmail.es o por facebook.

  • mirian

    hola me gustaria ayudar con lo del sahara

  • Nacho alonso

    zahira eres tuuuuu !!?!!1 JajA si, a mi tambien me gusto lo del lunes pasado me parecio muy interesante. 🙂

    • zahira

      si nacho si, soy yo jajaja (con la que has hablado en el recreo) XD

  • Catalina

    He leído el libro, me ha encantando la verdad, pero el final no me quedó muy claro. Estoy haciendo una redacción crítica sobre el Sáhara, sus problemas, y demás, en ella he mencionado el libro del Beso del Sáhara, y me gustaría saber algo más… No sé, algo para darle un toque… SAHARAUI.:)

  • eldeyar

    Me ha llegado este comentario de la propia Nadira, pero no sé por qué no aparece: lo pego:

    Hola chic@s! Soy Nadhira, me alegra muchísimo que os haya gustado el libro que escribió Gonzalo hace ya muchísimos años. Recuerdo que cuando lo leí por primera vez no entendi ni la mitad (no sabía bastante castellano y me costaba leerlo) y dejé el libro, pero a los 12 años cuando vine a españa y estudié mi primer año busqué el libro entre mis cosas y lo leí y entendí más o menos. Pero ahora, con 23 años que tengo, lo entiendo mejor que nunca.
    Preguntábais que cuántos años tenía en la foto de blanco y negro con mi cabrita pues 8 años. Y hoy ya tengo mis 23 años.
    Un beso y seguir leyendo. Un abrazo y valorar todo lo que tenéis.

  • eldeyar

    Menos de un año después un conocido me dijo que buscaba una chica saharaui que hablara perfectamente español para una película que iba a rodar en los campamentos. Le recomendé a Nadira, y junto a Memona Tobalt protagonizó la película, “Wilaya”. Es una lástima que no haya sido un film bien logrado (no describe bien el verdadero ambiente de los campamentos), pero las dos, Memona y Nadira, están impresionantes, muy bien dirigidas, además de guapísimas. En cierto modo, el personaje que interpreta Nadira (Fatimetu), está muy relacionado con la Nadira de “El beso del Sáhara”. La podéis ver completa en Youtube, aunque las partes en hasanía, no sé por qué, no tienen subtítulos. Importa poco.

  • lupe

    Hola! Hoy ´he asistido con mis alumnos/as a una charla con Gonzalo en mi centro de trabajo y siempre es un placer escuchar a quien tiene tantísimo que decir porque ha vivido. Gracias por tus palabras y vivencias. Armando Cotarelo Valledor. Vilagarcía -Pontevedra

  • Gonzalo

    Lupe, gracias por dejarme sacar tanto de dentro, ante tantos de vuestros alumnos. Lástima no tener más tiempo, más intimidad con cada grupo. Pero ha sido también un placer.