Noticias

“LA VERDAD ES UNA MENTIRA QUE AÚN NO HA SIDO DESCUBIERTA” (21 Relatos por la Educación”)

Creo que la frase la pronunciaba Burt Lancaster (o el personaje) en la última película de Sam Peckinpah, la fallida “Clave Omega”. Pero corría el año 1984, una cifra llena de significados cabalísticos desde que Orwell escribiera su famosa (y nada fallida) antiutopía, “1984”, y quién sabe si no se puede establecer una conexión entre ambas. Es posible que la película que vimos no sea la película que Peckinpah dirigió. Y que esa frase, tan rotunda y aparentemente nihilista, no fuera sino el canto de esperanza de un director de cine que sabía que se moría.

Por ahí, por esas mentiras sin descubrir aún, va el prólogo y la intención de Fernando Marías al encargarnos a un puñado de escritores (la verdad, un grupo poco salvaje) 21 relatos centrados en el mundo de la educación.

21relatos1El recuerdo del que arranca Fernando es semejante: acababa de ver una película de indios (nada menos que en 1968), y el profesor mantenía que “son” es la tercera persona del plural, mientras que el escolar sabía que “son” era en realidad un sonido rítmico que asociaba a rituales mágicos. Eso le llevó a cuestionarse todo, la razón que debe estar siempre en la base de cualquier escritor.

Dice Palma Aparicio que es una frase demasiado rotunda, que tal vez fuera mejor “La verdad es un error que aún no ha sido descubierto”. Sí, o no. Error es equivocación sin intención, mentira es mucho más. Suelo usar la frase en encuentros con estudiantes de cualquier edad. Hay que ver las caras de algunos maestros cuando sigo diciendo que todo lo que les enseñamos en la escuela o en la universidad será descubierto algún día como eso: un error, o una mentira. Y pongo el ejemplo más simple: cuando en la escuela se enseñaba que la Tierra era plana, o cuando más adelante, aceptada la primera mentira, se aseguraba que el sol giraba en torno a la Tierra, centro del universo. Y reto a los chicos: quién de vosotros será capaz de descubrir una mentira, por pequeña que sea.

No he podido leerlos todos aún, pero me encanta la compañía en la que me encuentro dentro del libro, sucesor de aquel “21 relatos sobre el acoso escolar” que ya dirigió Fernando y que ya va por la segunda edición (hay una entrada en esta web). Entre los que están Carlo Frabetti, Ricardo Gómez, Ricardo Menéndez Salmón, Blanca Gopegui, Ángeles González-Sinde, Agustín Fernández Paz, Care Santos, Ana Alcolea, Antonio Ventura, Joan Manuel Gisbert o Vicente Muñoz Puelles. Y en todos los relatos ya leídos laten a partes iguales la verdad y la mentira, pese a lo heterogéneo de la suma, que incluye a ilustradores como Federico Delicado, Tàssies o Claudia Ranucci.

Una vez más, mi mente se fue al Sáhara, donde estamos intentando reinventar la enseñanza de la lengua a través de un bibliobús, el Bubisher, dando más importancia al son de Fernando que al son de su profesor, don Teófilo. Es decir: no enseñar primero la lengua y la gramática para poder llegar a la lectura, sino dándoles la lectura para que los niños quieran acceder a la lengua, al aprendizaje. Qué es más importante, la cuchara o la sopa. La sopa, sin duda. A darles pues la sopa para que quieran aprender a usar la cuchara.

Y allí, en el Sáhara, mi corazón se situó junto al de Memona, la bibliotecaria del Bubisher. He inventado una situación para poder contar su historia, una historia terrible y maravillosa, a partes iguales.

“Creía que España era lo que yo había vivido, que todos los niños teníamos que pedir limosna por la calle. Por fin un hombre se compadeció; me recogió, me levantó, me preguntó. Pero yo sólo lloraba, aullaba.”

De ese engaño, de esos aullidos, surgió ella, que se levantó del suelo, física y metafóricamente.

La verdad, la mentira, quién lo sabe. La buena suerte, la mala suerte, quién lo sabe. La educación, el engaño, quién lo sabe.

Solo quien ha vivido arrastrándose sabe de verdad lo que es ponerse de pie. Un rato en un agujero, no sirve.” (Tobillo de jilguero).

Gracias a Fernando, por tanto. Una ocasión más para dudar de todo lo que parece cierto.

  • Meribel

    No sabía que existían estos 21 y los otros, tomo nota. Preciosa entrada por cierto siempre lo consigues. Saludos

  • Salka

    Sí, pero ¿qué es la mentira?

    • antosplash

      la mentira es una distorsión de la realidad que utilizamos para escapar a lo que no queremos enfrentarnos o para engañar y perjudicar a alguien.

  • Me gustaría que alguien respondiera a la pregunta de Salka. ¿Qué es la mentira? ¿Qué es el error? Y seguir: el error es fruto de la ignorancia, la mentira es fruto del engaño, de la manipulación, y, en definitiva, del deseo de mantener un error sabiendo que lo es.
    Toda una propuesta para debatir la educación. En sí misma. Una educación basada en la enseñanza de lo que ya sabemos, en estos tiempos, es más que un error. Pero tal vez sea también una mentira.
    Si nadie hubiera roto nunca ese círculo vicioso, la humanidad estaría estancada en la noche de los tiempos: nadie habría dicho NO, nadie habría roto el círculo descubriendo los errores, o las mentiras: la tierra seguiría “siendo” plana.
    Mantener este esquema educativo es, pues, ¿mentira o error?
    La educación tiene que dar un giro, generar preguntas en lugar de perpetuar respuestas aprendidas de memoria.
    En Canadá encontré eso: una enseñanza basada ya no en la memoria, sino en el hábito de la investigación, de la puesta en cuestión de todo: la busca de nuevos niveles de conocimiento.
    En definitiva, quien no deja lugar a la duda, aunque en apariencia no hace nada malo, no se equivoca: engaña. Para no mentir, basta con confesar abiertamente la duda.

  • Magnífica definición de “error” y de “mentida”.
    La clave de la evolución es la “duda”; la búsqueda constante de nuevas respuestas a las cuestiones de siempre… o las que se presentan de nuevo.
    Ya me gustó mucho tu exposición sobre el sistema educativo de Canadá, en su dia, “…basada en la generación de preguntas en lugar de perpetuar respuestas…”
    Así, lo veo ahora. ¡Hoy y en este lugar!

  • Salka, sin ser filósofa me puedo auto contestar qué es para mí una mentida. Hipocresía, silencios de verdades, maquillaje de realidades, pantallas de humo ante sucesos vitales, justificaciones de lo injustificable… todo un amplio abanico de falsedades que ocultan o distorsionan la verdad. Actualmente nos hallamos ante muchas mentidas de gobernantes, políticos, empresas y organizaciones internacionales. Cada cual explica su realidad con verdaderas mentidas.
    Gonzalo, las mentidas que provienen de los errores no confesados como tu dices, son importantes. Pero las que ya nacen siendo falsedades, quizás son las peores.

  • Begoña

    Cuando una entera y por si misma nació siendo un pozo de dudas no puede hacer otra cosa que asomarse y dar las gracias por la frase: quien no deja lugar a la duda, aunque en apariencia no hace nada malo engaña. Para no mentir, basta confesar abiertamente la duda.
    Lo dicho, gracias.

  • Querido Gonzalo: Me encanta estar de nuevo en tu compañía en este libro. Yo tampoco los he podido leer aún, pero sé que llegaron ayer a mi casa. Un fuerte abrazo. Ana A.

  • Feli

    Humanamente, La mentira es la falta de honestidad y coherencia con uno mismo, con el “yo” más profundo. Las mentiras más terribles son las que montamos sobre nosotros, y las que nos acabamos creyendo. De la mentira siempre se intenta sacar un beneficio
    El error es creer algo que no es cierto. Es haber escogido una opción equivocada. No creo que sea fruto de la ignorancia, pienso, que es más bien, de la duda. Y paradojicamente, la duda es la que te saca del error. La equivocación, el error es el que te hace aprender, avanzar y poder llegar a la verdad. Pienso yo…
    Feli

  • Salka

    La mentira es cómplice del miedo. De todos los miedos
    El error no es más que niebla que se termina por disipar.
    Certeza y duda son conceptos diferentes, no siempre asociados a la mentira y al error.
    ¿Dudar de todo? No, hay cosas de las que no podemos dudar.
    En cuanto a la educación,o mejor dicho al sistema educativo al uso, es una especie de danza maldita que interpretan el error y la mentira en un tiempo desfasado.
    Educar no es enseñar conceptos, no es transmitir conocimientos, ni siquiera es generar buenas conductas. Educar es desbrozar caminos, ofrecer respuestas que generen nuevas preguntas, abrirle puertas a la razón y al corazón.

  • cecilia

    que es la verdad ? -para un trabajo ^:-

  • antosplash

    alguien me puede decir el tema de este libro =P

  • Manel

    “Siempre digo la verdad, incluso cuando miento”
    – Toni Montana – Scarface.