Noticias

EL SUEÑO DE LA RAZÓN PRODUCE LIBROS

lectora-jpg

Acaba de llegar a mi buzón, en el Día del Libro, “Karamellens ord”, la traducción sueca de “Palabras de Caramelo”. Dentro de un momento voy a conectar mi ordenador con la pizarra electrónica del colegio Obispos García Ródenas, de Bullas, Murcia, y esta tarde voy a leer en una librería de Oviedo un cuento sobre Miguel Hernández.

karamellensTres maneras distintas de celebrar el Día del Libro, aunque ninguna tan plena y maravillosa como la del Bubisher, como la de Daryalha, Memona y la voluntaria de turno, Felicitas Rebaque, que del turno está haciendo un torno de sensaciones, descubrimientos y magia. El Bubi es uno de esos “monstruos” que produce el sueño de la razón, en positivo.

Claro que ha sido hermoso encontrarme en el aire con los niños de Bullas, con sus maestros. Algo tan frío como internet puede incendiarse, con un poco de aliento: he estado en su cole, han estado en mi casa. Y hemos entrechocado corazones.

“Karamellens ord” lleva también lejos el pensamiento. Pensar en que niños suecos están conociendo ahora mismo el Sáhara, su dignidad y su poesía, me estremece de emoción. Le debo todo mi agradecimiento a Monica Zak, una autora sueca que el año próximo verá publicado por Anaya “Hadara, el niño avestruz”, la emocionante crónica de un hecho real: un bebé, perdido en el Tiris durante una tormenta de arena, fue criado por los avestruces. LLegó a creerse uno de ellos. Raro, sin plumas, pero avestruz. A los doce años fue “cazado” y llevado a un campamento, donde recuperó su humanidad, se casó, tuvo hijos, nietos. Qué preciosa historia, que Monica fue conociendo de la mano de un buen amigo, Ahmed El Zein.

También hoy he sabido que Palabras de Caramelo se lee en escuelitas del Chile remoto, según me cuenta Valeria desde allá…

bubi1He conocido estos días un blog en el que poder reflexionar y beber reflexiones de otros: editarenvozalta.wordpress.com

No os lo perdáis. Es el espacio que ofrece Elsa Aguiar, una de las mejores editoras del momento, que sabe conciliar sus obligaciones con la cuenta de resultados y las no menos importantes con el arañazo en la conciencia, la conmoción, la busca de nuevos horizontes interiores y exteriores.

D eso va su última entrada, “¿Para quién se escribe?”, en la que ya han opinado voces rigurosas: Gemma Lluch, Palma Aparicio, Ricardo Gómnez, María Menéndez-Ponte, entre otros muchos. Algunos lo tenemos claro, otros también, aunque sea desde posiciones distintas. Escribir no para (al menos que sea para emocionar, para conmocionar, para arañar), sino escribir por, escribir con. Cuestión de preposiciones, pero mucho más. Hay dos equipos en el sueño de la razón: el de los que quieren abrir nuevos caminos, y el de los que solo quieren vender, y para ello adecuan su literatura a lo que ya está de moda, establecido. No os lo perdáis. Y no dejéis de opinar, si creéis que tenéis algo nuevo que decir. Que este día tenga algún significado o no sea más que una formalidad, depende de lo que seamos capaces de hacer. De arañar.

Y gracias a Esperanza León, que hoy también me ha hecho el regalo de esa “lectora” suya, una imagen deliciosa.