Noticias

¡MÁS GRANDE, MÁS ALTO!

Esta imagen dice más de lo que soy capaz de decir. Es del Bubisher, sí, y no está retocada con ningún programa. Es el ojo de Clara y Roge, simplemente, como es también el mío y el tuyo: cuestión de punto de vista. Es también la metáfora del balance de un año raro y maravilloso, y el deseo de un año igual de raro y de maravilloso. Es el Bubisher, pero también representa todo lo demás: lo escrito, lo publicado, lo soñado, lo proyectado. En esta foto hay algunas personas reales, pero también están las que quisiera tener también a mi lado siempre: todos los amigos, todos aquellos que creen que la realidad es algo que merece ser cambiado. Todos los niños y jóvenes a quienes he visitado en sus centros, y especialmente los de Yolanda y los de Rosa, por tanto cariño. Pero también los maítos de Leticia, con quienes compartí a ese pedazo de poeta y de persona que es Antonio. Y los de Canadá, y los de Suecia, y los de tantos colegios e institutos. Y, por supuesto, Mahyuba, y Abdulláh, y Fati, y todos y cada uno de los que están ahí, en el techo del Bubi, en persona o en espíritu. Mucho hecho, pero mucho más por hacer. En este año que está a punto de comenzar publicaré un libro con Inés, otro con Alicia, otro con Mónica, y otro con todos los niños de Farsía, y encuentro cada vez más placer en compartir, tanto casi como en buscar nuevas respuestas a mis preguntas más antiguas: ¿qué es escribir? Nada, si no se vive lo que se escribe, nada si tomo al lector como un simple receptor pasivo. El Bubi tiene sitio para muchos, para muchísimos más, y siento lo mismo con lo que escribo: el espacio está aún por descubrir. A todos, gracias por un año raro y maravilloso. A todos, mi deseo de rarezas y maravillas.