Noticias

LA SOLEDAD DE LOS TIRANOS

No conozco a Javier Sampedro. Pero le siento como un amigo, alguien con quien hablo sin hablar, con quien dialogo en silencio. Siempre me gusta lo que escribe. A veces me sorprende, a veces siento que dice lo que estoy pensando. Otras veces no le entiendo, pero intuyo que tiene razón. Siempre me admira.

Hoy también. Su columna en El País, O3b, puede no decir nada que no hayamos pensado todos, pero es una limpia cuchillada entre las costillas de lo viejo, un fogonazo de lo nuevo. Y como si fuera un diálogo imposible, me reservo un segundo turno, como consecuencia de lo que, ahora, dice Sampedro:

Más allá de tu estrategia represiva y de tu manipulación zafia, zafio césar, muy por encima de tus ejércitos de lujo y de tus guardias pretorianas compradas por el miedo y cuatro monedas sucias, fuera del alcance de tu violencia ciega consagrada por los siglos absolutos de dominación estéril, pobre autócrata, allí donde no llega tu mano de hierro ni tu imaginación de insecto, mucho más allá del alcance de tu mirada turbia va a propagarse una fuerza contra la que no sabes luchar y sobre la que no sabes nada ni lo sabrás nunca, pobre idiota elegido por la historia para ser el último de tu especie, qué pena das.

Una fuerza que ha costado 10 milenios generar desde la ignorancia y 4.000 millones de años construir desde la nada química, pero que solo va a costar una décima de segundo derramar como pez hirviente sobre tu cara rugiente, una fuerza que caerá desde 8.000 kilómetros de altura y penetrará sin resistencia en la cabeza sedienta de cada uno de tus súbditos, impermeable a tu tosca censura y a tu desinformación grosera. Es la fuerza del conocimiento, estúpido, y ya no vas a poder detenerla. Nunca más, ¿entiendes?

Así de ingenua y poderosa es la intención de un proyecto llamado O3b (‘other 3 billion’), tradúzcase por “otros 3.000 millones”, que es tanto como la mitad de este mundo de más de 6.000 millones de habitantes. La media humanidad a la que hoy no llega Internet, ni la línea de teléfono en muchos casos. Un enjambre de 20 satélites de bajos vuelos, que viajarán muy por debajo de la saturada órbita geoestacionaria preferida por las telecomunicaciones actuales. No es una utopía, ya no. Los primeros ocho satélites tienen ya fecha de lanzamiento a lo largo de 2013.

Producto de la iniciativa de la Sociedad Europea de Satélites –que muestra con ello, por cierto, mucha más agudeza política que nuestros representantes en Bruselas— y empresas como Google, Liberty Global y el banco SHBC, O3b puede convertirse en una trascendental herramienta de liberación. Cuando Internet –es decir, el conocimiento— alcance por satélite a las zonas de sombra del planeta, nadie va a poder convencer a la mitad oprimida del mundo de la conveniencia de permanecer sumisa, ni de las ventajas que ofrece la ignorancia. Un saber caído del cielo electrónico les hará libres. Así sea.

Amén. Sí, me reservo un turno: me gustaría cerrar diciendo que sí, que puede que de este tsunami democrático que recorre el norte de África, al que no es ajena ninguna tiranía, se salven algunos. Unos aplicando la fuerza bruta, otros la manipulación, la subvención de la pobreza, la inoculación de la ignorancia, con el cinismo y la hipocresía. Sobrevivirán, pero la fuerza imparable de la comunicación, aún sin O3b, les dejará aislados. Quienes se libren de esta quedarán como excepciones, y antes que después, les llegará el turno. Se transmutarán, o serán barridos. Aceptarán la nueva dirección del viento, o se irán al exilio. Cada barra de pan, cada litro de gasolina que compra alguien en Marruecos, es pagado a medias por el estado. POr el estado, no por quienes lo tiranizan. El día que M6 tenga que sacar dinero de Suiza para pagar el pan de Mohammed Cualquiera, le dirá: con tu 03b te lo comas. Y adiós, adiós. Así sea.

  • La fuerza que dá el conocimiento es lo que nos liberará a todos de la tiranía, ya sea de bárbaros y sátiros gobernantes o de sutiles asociaciones económicas.
    Es desde esta certeza que valoro tanto el trabajo que haceis en el Sahara con el Bubisher.
    Saludos desde esta Cataluña lluviosa.

  • Carmen Fdez-Blanco Hernaiz

    Así sea, grande. Un abrazo.

  • Sí, estoy, estamos convencidos. Las revoluciones no se hacen desde la ignorancia, sino desde la cultura, desde el conocimiento. No es que M6 tenga mala suerte y el 75% de las mujeres de Marruecos sean analfabetas, así porque sí. No, lo son porque el tirano lo quiere. El 100% de las niñas del Sáhara (y de los niños), está escolarizado. Colaborar en esa culturización, llevarles libros es hacerlos libres. Y en eso ponemos toda nuestra fuerza, por escasa que a veces pueda parecer.

  • Se lo leí ayer a los alumnos de 3º. Fue impresionante su silencio, y cómo alucinaban cuando, a tu manera Gonzalo, les decía que aunque fue dicho en 1932 y el poeta había muerto apenas cinco años después, sus palabras estaban vivas. Una alumna hasta lloró. Y también cuando les comenté que era como lo que seguramente diréis cuando por fin inauguréis la bibliorteca en el Sáhara. Lorca vive, viva Lorca.

  • Gracias, Juanjo. Lo que hiciste era lo que soñaba que alguien hiciera. Para eso sirve esta maravillosa herramienta.