Otras

Estoy en huelga.

Estoy en huelga.
Porque los colegios en los que debería trabajar hoy, colegios públicos, son maravillosos. Para todos, con el fruto de mi trabajo, pero sobre todo con el trabajo de los maestros. Porque las bibliotecas son luminosas y alegres, porque están repletas de libros y de invitaciones al gozo de la lectura.
Estoy en huelga para que no dejen de ser así, para que no se retroceda, porque son el fruto de un siglo de luchas, algunas duras y ruidosas, otras calladas y discretas, día a día, mueble a mueble, libro a libro.
Estoy en huelga porque en la escuela pública en la que hoy no trabajo se cree en el niño por sí mismo, y no por lo que vaya a ser mañana: por lo que es hoy, porque aprender no es “útil”, sino gozoso.
Dentro de unas semanas tendré que trabajar lo que hoy no trabajo: en esos colegios no dejarán de contar conmigo para seguir luchando por una escuela mejor, por unos niños mejores. No me importa, y trabajaría tres días por no haber trabajado hoy.
Estoy en huelga porque los que recortan no se recortan, porque en algunos colegios no hay dinero para más libros, ni se cubren las bajas, ni se contrata nada nuevo, porque en algunos colegios no hay dinero para calefacción, porque alguien quiere arrasar el jardín.
Estoy en huelga porque creo en el trabajo, y también que no trabajar un día puede servir para seguir trabajando bien, o mejor.
Estoy en huelga porque la escuela es el futuro, pero sobre todo porque es el presente.
Estoy en huelga porque los recortes en la enseñanza y la cultura son la muestra del gran recorte que se ha programado sistemáticamente contra todos los avances sociales conseguidos a lo largo de un siglo y medio.
Estoy en huelga contra los que sienten rabia porque la escuela pública es muchas veces mejor que la escuela privada, porque quieren una escuela pública de segunda para los hijos de los inmigrantes y los parados que ellos mismos se encargan despedir a bajo precio.
Y respeto profundamente a los que no están de acuerdo conmigo, y pienso que a lo mejor tienen razón.
Pero no a los que recortan las alas de nuestros niños. A esos, no los puedo respetar. Ni los voy a convencer.
17Me gusta · · Compartir
A Liset Lantigua, Carlos Trenor y 33 personas más les gusta esto.

Carlos Castilho Pais Estarei em Huelga, sempre! Obrigado pelo excelente texto! Abraço.
Ver traducción
Hace 4 horas · Me gusta · 1

Antonia Pons Valldosera No, no merecen ningún respeto los castradores de sueños, los que quieren recortar nuestras alas. Gracias por estas reflexiones. Un abrazo.
Hace 4 horas · Me gusta · 1

Alex Navarro Simon Una manifestación de amor al trabajo, su fruto y al futuro representado en estos niños a los que se les recortan las alas. Gracias, Gonzalo. Con tu permiso lo comparto en mi muro para mis amigos.
Hace 4 horas · Me gusta

Nuria Duro Ignacio Yo estoy de acuerdo contigo. Bellas palabras Gonzalo. Con tu permiso comparto. ¡¡Un fuerte abrazo!!
Hace 4 horas · Me gusta

Amparo Vázquez ¡Qué hermosura de ideas puestas en texto, Gonzalo! Comparto y también me lo llevo a mi blog personal.
Hace 3 horas · Me gusta

Chelo Veiga Garcia Con tu permiso, comparto
Hace 3 horas · Me gusta

Elvira Laruelo Lo copio, Gonzalo, con tu permiso.
Hace 3 horas · Me gusta

Mariona Martinez Dorado Con tu permiso, Gonzalo, lo comparto en mi muro para suscribir tu reflexión.
Hace 3 horas · Me gusta

Maria Rosa Serdio Gonzalez Un abrazo desde mi casa y desde mi clase vacía. Esa que tú conoces tan bien.
Hace 3 horas · Me gusta
Gonzalo Moure Trenor A todas, gracias por compartir como me dejáis compartir a mí vuestras escuelas, vuestros niños.
Hace 3 horas · Me gusta · 1

Silvia Roales Nosotros tambien hemos hecho el esfuerzo de declararnos en huelga. Gracias por versificar este resplandeciente dia de confianza en un futuro mas digno!
Hace 2 horas · Me gusta

Teresa Rodriguez Tienes toda la razon del mundo.
Hace 2 horas · Me gusta

Pablín Castañón Ladran, luego cabalgamos. Suscribo tus palabras Gonza
Hace 2 horas · Me gusta

María-José Ramos Sabatié Muy bien Gonzalo. Nosotros tambien estamod de huelga
Hace aproximadamente una hora · Me gusta

Teresa Paz Yo también estoy en huelga.
Hace 36 minutos · Me gusta

Adela Ibañez Ogando Estoy totalmente de acuerdo.Yo también estoy en huelga.
Hace 28 minutos · Me gusta

  • eldeyar

    Esta es nuestra manifestación, y esta nuestra pancarta: Viva la enseñanza pública.

  • Enrique

    Pues yo lamentablemente no estoy en huelga.

    Comparto 100% todo lo que dices pero..

    No estoy en huelga porque si falto al trabajo seré visto como un sindicalista en una empresa privada, como tantas y tantas de España, en donde deciden crear subempresas nuevas cada vez que el número de trabajadores llega a una cifra peligrosa, lo que podría significar tener presente a un sindicato dentro de la misma.

    No estoy en huelga porque los dueños de mi empresa, por supuesto de la más rancia, conservadora y antisocial clase empresarial (como la mayoría de empresarios), ya se han encargado de transmitir desde hace tiempo y a viva voz, su malestar con el anterior gobierno y su plena sintonía con el actual, ante el silencio obligado por respuesta, de muchos de los que no sintonizamos con sus ideas.

    No Estoy en huelga porque si hoy no acudo a mi puesto de trabajo corro el serio riesgo de quedar marginado, mal visto y con serias posibilidades a medio plazo de ser despedido.

    No estoy en huelga porque tengo 41 años y en una gran ciudad como en la que vivo es ya, aunque parezca mentira, una edad “peligrosa” para arriesgarse a quedarse sin trabajo en un sector en que todos nos conocemos.

    En definitiva, no estoy en huelga porque soy un cobarde, espero sepáis disculparme.

    Eso sí, soy padre de familia y estoy en cierta forma en huelga. Hoy mi rendimiento va a ser el mínimo posible, lo prometo… algo es algo.

    Un fuerte abrazo, nos vemos muy pronto Gonzalo

  • eldeyar

    Te entiendo, Enrique. Y no comparto ni esa violencia que sientes, ni la del signo contrario. Es verdad, hay gente que hoy ha ido a la huelga presionada por los piquetes. Pero ¿cuánta, como tú, no ha ido por esa violencia soterrada (o sin enterrar, eh)?
    En fin, pasemos página, porque la verdadera lucha está en el día a día.

  • Lauren

    ¡¡ Viva la enseñanaza pública!! Esperemos que la dejen vivir…..

  • Alexandra

    Hola ya veo que todo el mundo(o por lo menos casi todo el mundo)se fue de huelga el jueves.

  • Rosa Piquin

    Como me han reconfortado tus palabras y tu gesto, porque yo SI ESTUVE DE HUELGA ese jueves. Lamentablemente de un claustro de 30 personas solo 3 no trabajamos ese día, me cayó el alma a los pies el comprobar la cantidad de excusas (económicas, personales…) que se esgrimieron . Respeto la decisión de todos y cada uno de mis compañeros de trabajo pero !QUÉ PENA MÁS GRANDE!
    Me consoló la impresionante cantidad de gente que estábamos por la tarde en la manifestación en Oviedo. Absurda la actuación policial ,que viví en primera linea, no permitiendo durante más de 45 m que los del 15 M se uniesen a nosotros ni nosotros a ellos.
    Un abrazo

  • eldeyar

    Estupendo encontrarte aquí, “en abierto”, más o menos públicamente, para poder decir bien alto que paramos un día para no parar, para apostar por el futuro, que es lo más importante por lo que se puede apostar en esta vida.
    Y también sentir tu codo enlazado con el mío, con el de tantos. Es verdad, son tiempos de renuncia, y por eso tu gesto es más valioso todavía.
    ¿Te veremos por el occidente esta semana?

  • Pilar

    Gracias Gonzalo. Tus palabras certeras como siempre cobijan mis pensamientos y en estos momentos mi rabia ante lo que están haciendo con los servicios públicos que son los que protegen a los más debiles. Tenemos que seguir en la lucha, con nuestros chicos, mostrándoles que hay muchos caminos para conseguir un mundo más justo y que hay esperanza. La escuela es nuestro escenario.
    Yo si estuve en huelga.

  • Gonzalo

    Gracias a ti, Pilar. Mira, este enlace te (nos) interesa. Luchemos, unámonos. Nos estamos jugando no mucho, sino todo, en realidad.
    http://www.yoestudieenlapublica.org/

  • Gracias por tus palabras, además de estimulantes y esperanzadoras, nos llegan con toda su carga de emociones detrás de lo que hay un trabajo y una entrega encomiables. Aurora