Actividades

Hablar y escuchar.

Soy un poco vampiro. Me gusta acudir a bibliotecas, centros culturales, colegios e institutos para dar, pero también para llevarme algo: vida. Necesito poner cara a los ojos que se supone que leen mis libros. Los encuentros con mis lectores son de dos direcciones: de mí para ellos, de ellos para mí. Me horroriza el tópico del escritor que dice llevar “un niño dentro”. No llevo ningún niño, dentro, no estoy embarazado. Por eso necesito encontrarme con ellos con un libro como excusa, para conocerles mejor, para anotar en mi corazón sus opiniones, sus reacciones. Colecciono en mi memoria momentos inolvidables, como el niño de Madrid (Mario, ocho años) que definió así lo que había sido el encuentro: “No es una pregunta, sólo quiero decir que he entendido que los libros son caminos a la vida”. El pequeño rumano que me preguntó “por qué existimos”, el niño de Valladolid de siete años que me dijo que quería escribir un libro que se llamaría “El Hombre que me hizo Pensar”. Tantos y tantos. Y otros muchos que han entrado en mis libros directamente desde su aula, como Maíto Panduro desde su escuela de Noreña, Yarchik en el Síndrome de Mozart desde un instituto de Avilés, Paula, de Vegadeo, en Los Caballos de mi tío… O los que han sembrado en un encuentro la semilla de una novela, como el propio Maíto o el niño aragonés al que le debo El Remoto Decimal. Mi vida sería distinta sin los viajes que me llevan directamente al origen de la vida, a través de los encuentros.
Por todo eso quiero seguir haciéndolos, mientras el cuerpo aguante, como un “rolling stone”. Y quiero hacer el mayor número de ellos a través de bibliotecas públicas, para potenciarlas, para que se conozcan, para que se graben en las aceras que llevan desde la monotonía hasta la Casa de los Sueños. Y de clubes de lectura, esa nueva forma de leer en compañía. Sin más intermediarios, en compañía de los que dedican su vida a llevar a los demás hasta los libros.
Mi agenda es muy espesa, pero siempre hay un hueco para viajar hasta allí donde hay dos lectores que necesitan palpar la vida en los libros, para compartir, para dar, y también para atrapar. La vida.

Para contactar para alguna actividad: mouregonzalo@telefonica.net

  • pilar

    En Junio 2010 estuvo en el colegio Asturias de Gijon donde estudian mis hijos. Mi hija Laura de 9 años estuvo hablando con usted de su hermano Sidi que lleva viniendo por los veranos a nuestra casa desde hace 3 años. Vino entusiasmada y le escribio una carta que le llevamos a su casa. Gracias por todo.

  • ACTIVIDAD-PONENCIA en Bilbao: “UNA REALIDAD PASAJERA”
    Sólo comentar que ha sido un inmenso placer el haber podido escuchar unas palabras tan llenas de belleza y contenido, capaces de conmover hasta el punto de hacernos reflexionar sobre nuestro mundo, en definitiva sobre nuestra vida.
    Gracias por compartir con todos nosotros esa capacidad tan elocuente y creativa de hablar.
    Espero volver a tener la oportunidad de escucharte en vivo y en directo.
    Un saludo
    Koro

  • alberto

    MIRA YO SOY UN NIÑO DEL COLEGIO SAGRADO CORAZON DE PONTEVEDRA Y ME APARECIO MUY INTERESANTA TU ENTREVISTA

  • alberto

    HOLA! AMIGOS

  • alberto

    HOLA! AMIGOS

  • alberto

    HOLA

  • alberto

    Vas a venir a Canada?

  • Dani

    Hola ,estoy muy emocionado porque el viernes vendrá a nuestro colegio,hasta entonces.

  • Hola ps q sepas q el sahara NO EXISTE

  • Oye pos q sepas q el sahára NO EXISTE

    • Carles

      poor?

      • eldeyar

        Tranquilo, Carles: claro que existe. Como existes tú, como existo yo.

  • Hola somos unos niños de Gádor dond estuviste el 26 de enero que sepas que nos gustaste mucho y tu libro nos encantó y estamos muy orgullosos de haberlo leido
    DEL IES GÁDOR

  • El IES de Gádor es maravilloso. Pocos institutos como el vuestro, palabra de viajero. Y no ya solo por el cariño que se respira en él, los profesores tan entregados a vuestra cultura, a la lectura y al futuro de cada uno de vosotros. La misma forma de la biblioteca, redonda, fue una enorme inspiración para el salón de lectura que dos buenos arquitrectos han diseñado para el Nido del Bubisher, la biblioteca que estamos construyendo en el Sáhara (que tal vez no exista, pero que rebosa vida). Y que es ya también vuestra casa, cuando queráis. Tania, lleva mi abrazo a todos tus compañeros.
    Gonzalo.

  • Antonio

    Muchas gracias por ir a Huercal Overa, Almeria, nos dejastes a todos impresionados con todas las historias que conoces. Tus libros son espectaculares, tu forma de ver la vida en cada sitio del mundo, de tus pensamientos… El libro que yo me he leido se titula “los gigantes de la luna” y para mi opinion es muy bonito. gracias por querer venir a nuestro pueblo y a nuestro instituto, el *IES Albujaira* esparamos que vuelvas a vernos alguna vez. *GRACIAS* Y *SUERTE*

  • Antonio

    2º ESO-C, BESOS

  • Isabel

    Buenas tardes, Gonzalo y saludos desde Huércal-Overa. Hace unos días estuviste en nuestra localidad realizando una actividad de animación a la lectura con nuestros chavales de Secundaria, imagino que lo recuerdas.
    En primer lugar, en nombre de mi centro y en el mío propio me gustaría darte las gracias por la infinita paciencia mostrada en esa jornada casi “maratoniana” en la que tuviste que lidiar con casi quinientos pares de ojos cuando, además, el tiempo no acompañaba.
    Te doy mi sincera enhorabuena por el tono, el fondo y la forma que supiste imprimirle a la actividad e, igualmente, aprovecho para expresarte mi afecto y admiración.
    Me pareció maravillosa la lección de vida que quisiste transmitirles a mis alumnos/as y estoy segura de que, en la mayoría de los casos, tus palabras han conseguido calar en sus conciencias y, poco a poco, comenzarán a fraguarse sus frutos. Eso sí, hay que darles tiempo, aún son muy jóvenes y todavía desconocen todo lo que saben.
    Tú mismo te definiste como un “buscador de historias” y en algún sitio he leído, además, que tus viajes y los distintos encuentros que mantienes con los chavales consiguen ser, en algunos casos, fuente de inspiración para tus obras. Espero que de algún modo, aunque sea indirecto, estos casi mil kilómetros recorridos logren estar reflejados en otra grandísima historia.
    Un abrazo.
    Isabel.

  • Gracias, Isabel. Y eso que empecé con no demasiado buen humor… Pero luego todo se deslizó, los chicos se lanzaron a pescar dudas en sus propios corazones (y en el mío), y sí, fue estupendo. Besos para todos.

  • Hola soy Maria.Viniste al Instituto Angel Saavedra el miercoles 9 de Febrero me dedicaste un libro que mi madre te dijo que me lo dedicaras me esta gustando mucho tu libro “Un loto en la nieve” es muy bonito espero leer mas libros tuyos !Hasta Pronto y que volemos juntos hasta el Himalaya!

  • Carles Rubio Aliques

    Pronto me leeré los libros que me recomendastes,¡Gracias, tienen buena pinta!

  • Marina Navarro

    hola,Gonzalo soy Marina del colegio M.B.Cossio “yegua azul” te quería hacer 2 preguntas pero no me ha dado tiempo… bueno, estas son:¿por qué llamaste a uno de tus libros “A la mierda bicicleta”? y ¿por qué decidiste que en “Palabras de Caramelo” mataran al camello?
    Bueno yo también he escrito una historia, nos la mandaron para el cole pero todavía no la he leido, seguramente tenga muchas faltas, pero espero que te guste, porque ya que eres un amante de los caballos como yo, te la dedico:

    Era por la noche, mis primos, mi hermano y yo comíamos espaguetis con queso.
    Luna,mi perra nos miraba atenta por si se nos caía algo de comida.
    Después de cenar fuimos a la cama, aunque cuando mis abuelos se durmieron fuimos a ver a Lluvia, una preciosa yegua manchada, mi prima y yo fuimos a por los arreos, estaban en el garaje, encima de la vieja caja de herramientas del abuelo.
    Yo cogí las riendas y mi prima la silla.
    Enseguida nos metimos en su corral, y acto seguido le pusimos los arreos, con cuidado, con mucho cuidado para no dañar ni asustar a Lluvia.
    Pero Luna ladró y Lluvia salió corriendo, saltó la valla y se adentró en el bosque.
    Mis primos y mi hermano, perplejos, no sabían que hacer, yo cogí una linterna y salí corriendo, sin pensarlo dos veces.Mi hermano salió detrás de mi y seguidos de él mis primos.
    Anduvimos por el bosque y decidimos separarnos, mis primos por un lado y nosotros por otro.
    Después de mucho deambular, encontramos a Lluvia, pero… cogeaba de una pata.
    Mi hermano creía que se la había roto.
    Cuando estábamos a mitad de camino, mi hermano tropezó, se dió con una piedra y se quedó inconsciente.
    Derrepente, una niebla intensa apareció por todo el bosque.Cómo por arte de mágia un bello y misterioso caballo negro, tan negro como el azhabache, pero,tan radiante como la arena del Sahara se tumbó en el suelo como si dijese “monta” subí a mi hermano como pude y luego subí yo.
    Yo no sabía volver y no tenía ni idea de como orientarme, pero al parecer el caballo sí.
    Llegamos a casa, allí estaban mis primos con cara de preocupación, no solo por Lluvia, si no, también por nosotros.
    Me ayudaron a llevar a mi hermano a la habitación,después de unos minutos se despertó.
    Yo, mientras, guardaba a Lluvia y al caballo en los establos.
    Cuando terminé de cepillarlos y darles de comer, me fui a la cama, pero no dormí, pensaba en porqué ese caballo me ayudó,pero después de un rato me entró sueño y acabé durmiendome.
    A la mañana siguiente creí saber porqué me ayudó, cuando era pequeña me perdí en ese bosque, me puse a llorar, entonces ese caballo me cogió con la boca, agarrandome de la camisa y me subió a sus lomos.Me llevó a casa, pero él, volvió al bosque.
    Por eso me ayudó.
    Cuando fui a los establos, me encontré a mi abuelo, me preguntó qué había pasado,¿Por qué cogeaba de la pata Lluvia?¿Por qué había otro caballo?Eran preguntas sin respuesta, al final tuve que contarle la verdad.
    No nos quería castigar, pero llamó a nuestros padres para ver que decían, unos decían que si, pero otros decían que no.Asique nos pusieron un pequeño castigo, limpiar las cuadras, para mi y mi prima no era nada, lo hacíamos siempre, acabamos enseguida.
    Hiban pasando los días, y cada vez queríamos menos volver.
    Justo el día de irnos fuimos todos a los establos para despedirnos de los caballos, me estaba despidiendo de Diablo cuando descubrí que Lluvia había tenido una preciosa potrita gris a la que llamamos: Lady Grey.

    Por cierto yo también tengo una casa en Asturias.

  • Andrés

    Hola,Gonzalo.
    Soy un niño del Lycée Molière al que vino en diciembre de 2011.
    Solo quería proponerle una frase a la cual he llegado reflexionando sobre todo lo que se habló de la música,por ejemplo: nos dijo que la naturaleza tenía un ritmo. La naturaleza, se puede describir, en cambio, un ritmo es indescriptible, es una cosa que surge en nuestro interior y nos causa sensaciones. El ritmo de la naturaleza, también es indescriptible, pero se pueden ver los efectos que produce. Esto es debido a la combinación de ambos elementos, totalmente contrarios.Así que he llegado a una conclusión: La música no se puede describir con palabras, en cambio, las palabras son descriptibles con música.(El ritmo de la naturaleza no se puede describir, en cambio, la naturaleza es descriptible con un ritmo, que es la música)

    Muy atentamente y esperando su pronta respuesta,
    Andrés Sáiz.

  • ceip javier paulino

    ¡Hola! somos alumnos del colegio Javier Paulino de La Solana (Ciudad Real) estamos contactando con gente que nos envíé ánimos lectores y una foto dedicada, para exponer el Día del Libro. Como tuvimos un encuentro contigo el curso pasado y nos caíste muy bien, además habíamos leído tu libro LOS GIGANTES DE LA LUNA, esperamos que nos envíes algo que nos anime a seguir leyendo y una foto tuya dedicada para exponer en la biblio. Gracias, te recordamos a menudo.
    Un beso.

    • eldeyar

      Hola! Acabo de ver vuestro mensaje, y, pr supuesto, os lo envío, encantado.p or favor, escribidme a mi dirección, mouregonzalo@telefonica.net para concretar. Abrazos para todos.

  • Manuel

    Hola,soy del colegio VALENTIN GARCIA YEBRA.Un colegio al que visitaste hace unos dias,el 14 de febrero.queria decirte que ya me lei tu libro”El movimiento continuo”y me encanto.Ahora estoy haciendo un trabajo sobre ti,y nada mas.¡ADIOS!;)

  • Ana

    Hola, tengo 23 años, y hace muchísimo tiempo, cuando aún estaba en primaria, leí un libro llamado El alimento de los dioses, perdí el libro, pero llevo años buscándolo por librerías, internet… el problema es que no me acordaba del título, acabo de encontrarlo y también este blog, solo quería decirle que ya lo he encontrado y que me lo compraré cuanto antes porque me pareció precioso y nunca lo olvidaré por mucho tiempo que pase.

    Un saludo